Cocinar en microondas, ¿qué esconde esta técnica?

Cocinar en microondas, ¿qué esconde esta técnica?

Sofía Pacheco

Hoy en día todos los hogares tienen microondas, pero hay algunas cosas sobre este pequeño electrodoméstico que nadie sabe. Realmente no se puede calentar cualquier cosa en ellos, y hay algunos líquidos y alimentos que no deberíamos recalentarlos bajo ningún concepto. Además, el microondas debe estar siempre limpio, sino con el uso se van mezclando las bacterias y podemos contaminar las comidas. Vamos a ver argumentos a favor del microondas y en contra, así como alimentos que sí y no se deberían calentar en este pequeño electrodoméstico.

El microondas está rodeado de polémicas y así sigue desde que se inventó en 1945. Por un lado, están los amantes de este electrodoméstico y por otro los detractores. Vamos a explicar su funcionamiento, una breve explicación de la relación que existe entre las ondas y el cáncer, la pérdida de nutrientes al calentar los alimentos en este electrodoméstico, las ventajas y desventajas de su uso y hablaremos de algunos alimentos que será mejor que nunca jamás metamos en el microondas.

Y es que este pequeño y curioso electrodoméstico está presente en casi el 100% de todos los países del mundo, es fácil de usar, nos salva la vida en más de una ocasión cuando vamos con prisas, ha facilitado la vida de millones de estudiantes y jóvenes independizados durante décadas, es barato, es fácil de limpiar, es resistente, no le afecta demasiado la obsolescencia programada, etc. Lo tiene todo para ser un éxito, que es lo que es.

¿Cómo funciona realmente un microondas?

No nos vamos a meter en temas muy técnicos, solo queremos explicar de forma sencilla y directa cómo funciona ese pequeño electrodoméstico donde calentamos la leche todas las mañanas. Y con respecto a eso, mejor ir al apartado de los alimentos…

El funcionamiento es bien sencillo. Mediante ondas electromagnéticas que producen un magnetrón, y después colisionan con las moléculas de agua de los alimentos se consigue un aumento de la temperatura, llegando incluso a cocinarlo, y no solo calentarlo.

Lo curioso de estas ondas electromagnéticas es que van en cualquier dirección y van rebotando por todo el interior del microondas. El plato gira para facilitar que las ondas lleguen a todos los rincones del alimento y así conseguir que se descongele, hierba, caliente, etc. por todas partes y no solo por un lado.

Una de las ventajas principales del microondas es la rapidez, aunque siempre existe la broma en Internet de que con un minuto del microondas corresponde a varios minutos en la vida real y por eso nos da tiempo a hacer muchas cosas.

¿Cocinar en microondas da cáncer?

Si nos ponemos tiquismiquis, se podría incluso decir que beber alcohol todos los fines de semana da cáncer, y muchos siguen haciéndolo, o incluso comer comida quemada, como bordes de pizza, carnes a la barbacoa, queso quemado, etc. Pero a diferencia de esto, las ondas de los electrodomésticos son no ionizantes, es decir, que puede cambiar la temperatura de la molécula, pero no su estructura química por lo que no hay mutación ni peligros.

Como hemos dicho en varias ocasiones, sufrir cáncer está relacionado con nuestro estilo de vida y herencia genética. Por ejemplo, si fumamos tabaco (o siendo fumadores pasivos) hay más probabilidades de padecer cáncer que quien no fuma ni se expone al humo secundario.

Siempre hacemos hincapié en llevar un estilo de vida saludable donde hagamos deporte varias veces por semana y haya una dieta variada y equilibrada rica en fibra, verduras, frutas, hortalizas, frutos secos, semillas y productos frescos. Una dieta donde reduzcamos al máximo las carnes rojas que son las que están relacionadas con el cáncer al igual que los productos ultraprocesados como la bollería industrial, donde se disminuya el consumo de azúcar y bebidas azucaradas y bebidas energéticas y también se reduzca la cantidad de sal.

Un microondas con aspecto retro

Ventajas de usar el microondas

Cocinar en microondas no es tan bonito y perfecto como parece, pero sí que tiene un lado positivo y es que aparte de acelerar los procesos muchos alimentos conservan sus nutrientes incluso mejor que si los hacemos al horno, por ejemplo.

No emite radiactividad por lo que su uso no es cancerígeno

Se trata de un pequeño electrodoméstico muy seguro, dado que, a diferencia de lo que cuentan las leyendas y las malas lenguas, el microondas no emite radiactividad y tampoco es cancerígeno. Sus ondas no son ionizantes, que es el motivo por el que el ADN de nuestras células se ve alterado y podemos padecer cáncer.

Si no fuera tan seguro no se usaría, ni se vendería, aunque bueno, esta premisa no puede usarse para todos los productos y elementos de loa vida. Lo que queda claro es que usar un microondas es seguro, además, sus ondas no traspasan el equipo, así podemos sentirnos tranquilos.

Rapidez y facilidad de uso

La introducción de este pequeño electrodoméstico nos ha facilitado la vida a unos niveles inimaginables hace unas décadas. De hecho, tal y como hemos visto, el primer microondas apareció en 1945. Desde entonces, nos ha ayudado a descongelar más rápido, a calentar todo tipo de alimentos, y ahora incluso podemos usarlo hasta para cocinar, desde un huevo duro hasta un bizcocho casero.

No solo rapidez, la facilidad de uso es otro pro a favor de este pequeño y practico electrodoméstico. Tan solo hay que ajustar la potencia, el tiempo y pulsar el botón para que empiece a funcionar. Eso sí, y a modo de consejo, recomendamos pararlo antes de abrir la puerta, ya que si abrimos sin parar el aparato puede estropearse.

Nos permite calentar y descongelar todo lo que queramos

Podemos descongelar todo tipo de alimentos e incluso calentarlos y cocinarlos, o darles ese toque final. Lo bueno del microondas es que cocinamos sin grasa y así los alimentos no se queman, aunque igual quedan algo rancios, pero eso lo veremos en los inconvenientes de usar el microondas.

Podemos calentar líquidos y sólidos, incluso si nos las apañamos bien podemos llegar a hervir y cocinar dentro pasta fresca, por ejemplo. Es una solución muy útil si nuestra vitrocerámica no funciona, no sabemos usar la cocina de gas o estamos en un hotel o apartamento donde solo tenemos un microondas.

Inconvenientes del microondas

Sí, aunque haya muchas ventajas, también hay unas pocas desventajas, pero todas tiene solución y ninguna es grave ni atenta contra nuestra seguridad.

Un microondas en una cocina pequeña

Mala textura de la comida

Con esto nos referimos a que su textura cambia, incluso si nos pasamos con el calentado, los alimentos se ponen rancios y duros. Puede pasar con el pollo, la tortilla, un huevo, con verduras, etc. Por eso tenemos que tener mucho cuidado con qué calentamos, el tiempo que le damos, y, sobre todo, con la potencia.

Este aspecto puede verse a simple vista, pero sobre todo lo notaremos al degustarla. Al usar, por ejemplo, un alimento con jugo, y ponerlo mucho tiempo a mucha potencia, lo que hacemos es que se caliente en exceso y se reseque. Eso hará que pierda sabor, incluso que su olor cambie, así como su composición química.

Se pierden nutrientes por el camino

Este es verdaderamente el único inconveniente fuerte de usar el microondas para calentar descongelar e incluso para cocinar. De hecho, se ha demostrado que, cuanto más rato esté la comida dentro del microondas, más nutrientes pierde. Por eso hay alimentos que mejor no calentar nunca en un microondas, salvo que sea extremadamente necesario. Al final del artículo dejamos esa lista de alimentos, y que es conveniente que se comparta, porque si hay un alimento que se calienta asiduamente en este pequeño electrodoméstico esa es la leche.

Riesgo de quemaduras

A veces el alimento no se calienta bien todos lados, y eso hace que le demos más y más tiempo, con el riesgo de quemarnos al manipular el plato o taza. Además, si lo que vamos a calentar es líquido o con textura líquida como una salsa, una crema, un caldo, etc. recomendamos usar un protector, además, los líquidos tardan menos en calentarse, lo que aumenta las probabilidades de quemaduras en manos y boca.

Hay que tener en cuenta que para calentar comida en el microondas existen recipientes aptos, de hecho, muchos de ellos no absorben el calor, por lo que podemos manipularlos sin problema, ya que no nos quemaremos. Aun así, todo loque vayamos a sacar del microondas, lo mejor es hacerlo con protectores en manos y brazos, como pueden ser guantes.

No calientes estos alimentos en el microondas

Antes hemos dicho que podemos meter al microondas casi cualquier alimento, pues bien, es conveniente saber qué comidas mejor no calentar ni recalentar usando este electrodoméstico.

  • Leche materna: es muy habitual sacarse leche, congelarla y después calentarla en un microondas, ya sea en nuestra casa o pedírselo a un camarero si estamos en un bar o a nuestra amiga. Lo que sucede es que esta leche es altamente nutritiva y al ser calentada en este electrodoméstico pierde gran parte de sus nutrientes, así como sus propiedades inmunológicas y la vitamina B12 que es clave para el organismo.
  • Brócoli: ¿quién no hace un revuelto de verduras para cenar varios días y lo guarda en tupper en el frigorífico? Pues al sacarlo y calentarlo, lo mejor será que no calentemos el brócoli si no queremos que pierda casi la totalidad de sus nutrientes y antioxidantes.
  • Ajo: u a de las principales ventajas del ajo es que tiene propiedades anticancerígenas y si calentamos ajo en un microondas esas propiedades desaparecen.
  • Huevos: lo que sucede es que las ondas calientan el interior del huevo y se crea una acumulación de vapores que lo podrían hacer explotar. Da igual que lo tapemos o no, si nos pasamos de tiempo o temperatura, podría explotar y nos quedamos sin cena. Existen recipientes especiales para calentar y cocer huevos en microondas, con ellos no habrá problemas.
  • Verduras de hojas verdes: si estas verduras están secas podrían provocarse pequeñas chipas y llamas. Por eso es recomendable mojarlas o calentarlas introducidas en un bol con agua.
¡Sé el primero en comentar!