Hay personas que confían en las aplicaciones que te pagan por adelgazar, en lugar de visitar a un dietista-nutricionista. Hoy nos preguntamos si estas aplicaciones para perder peso funcionan realmente, y si estás invirtiendo bien tu tiempo y dinero. Algo similar sucede con las apps para hacer ejercicio, en las que te pagan o te regalan experiencias a cambio de mantenerte activo.

¿Es una buena manera para adelgazar? ¿Podemos confiar en este tipo de planes?

¿Puede el dinero motivar a las personas a perder peso?

¿Los incentivos que ofrecen algunas aplicaciones pueden motivar a las personas? La ciencia dice que sí, siempre y cuando sepas cómo usarlas. Un estudio de este año, publicado en JAMA, descubrió que los usuarios de Achievement (una app de entrenamiento) aumentaban su actividad física si se les premiaba habitualmente.

Los investigadores premiaron a los participantes dependiendo de la cantidad de pasos que dieron, con cantidades de entre 0’10 y 3’50€ por cada 10.000 pasos. La gente respondió especialmente bien a estos pagos (en lugar de aumentar o disminuir la cantidad). Por desgracia, después de que terminase el experimento, todos volvieron a su comportamiento previo al estudio.

Y la recaída no fue casualidad. Los participantes de The Biggest Loser, un reality que otorgó 250.000€ a la persona que perdió el mayor porcentaje de su peso, encontraron un resultado parecido. Seis años después de estar en el programa, todos los participantes menos uno recuperaron un peso o aumentaron más ​​de lo que eran antes del programa, según un estudio de agosto publicado en Obesity.

Otra revisión, publicada en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, dio una mirada más amplia a los incentivos para perder peso, incluida una especie de lotería que se asemeja a varias aplicaciones de apuestas. Dando igual cuál sea el modelo, el resultado fue el mismo. Se descubrió que los incentivos tienen un efecto positivo a corto plazo en el comportamiento de la dieta, pero el cambio de comportamiento no parecía mantenerse.

Consejos para usar aplicaciones para bajar de peso

Por suerte, las aplicaciones de pago no tienen una fecha de finalización. Mientras sigas usándolas, puedes seguir beneficiándote. El truco es encontrar algo que quieras usar. Elige una aplicación que despierte tu interés, el disfrute es vital. Lo que más importa en términos de eficacia a largo plazo es que te guste la vida que estás viviendo mientras pierdes peso. Si no lo haces, aunque te paguen, es posible que desistas antes de conseguir tu objetivo.

Alternativamente, puedes encontrar algo que no te guste para motivarte de manera inversa. Las pérdidas de dinero tienden a ser el doble de motivadoras que las ganancias. Es decir, puedes darme 10€ o quitarme 5€ para obtener el mismo resultado motivador.
Una aplicación que trabaja así es stickK. Los usuarios establecen una meta (como perder 10 kilos) y apuestan dinero para conseguirlo. Si fallan, el dinero va a una organización.

Otra estrategia es encontrar una aplicación con una función de registro o recordatorio. Cualquier cosa que te recuerde que tienes que mantener un cambio de comportamiento, es útil. Esto te sonará de las pulseras de actividad o los relojes inteligentes, los cuales te envían una notificación automática.

DietBet estructura algunas de tus rutinas en torno a los registros. Con ella puedes apostar perder el 10% de tu peso durante seis meses, y te»obligan» a que presentes tu peso cada mes. Si te mantienes en el camino, puedes ganar dinero.

¿Cómo mantener la pérdida de peso a largo plazo?

Idealmente, las personas deberían ser conscientes de sus cambios saludables y no necesitarían empujar. A pesar de los estudios en los que los participantes volvieron a sus antiguas costumbres después de que terminase el período de recompensas, también hay evidencia de que las recompensas financieras pueden ayudar a que los nuevos comportamientos se mantengan en condiciones óptimas.

Por alentadores que sean estos descubrimientos, es mejor que las personas reconozcan que no hay reglas generales que se apliquen a todos. De igual manera, los incentivos tampoco abordan la salud mental o emocional, y pueden dejar a algunas personas frías. Lo mejor es que encuentres lo que te motiva y te centres en las herramientas que necesitas para lograr tus objetivos de nutrición, estado físico, peso y bienestar.