Beneficios de hacer la postura del bebé feliz

La postura del bebé feliz (también conocida como Ananda Balasana) es un estiramiento común del yoga y Pilates. A pesar de su llamativo nombre, esta pose aporta numerosos beneficios para conseguir una relajación plena.

El yoga es un ejercicio para la mente y el cuerpo que se centra en la flexibilidad, la respiración y la fuerza. Tu objetivo es mejorar el bienestar mental. La postura del bebé feliz se incorpora a estos dos tipos de entrenamientos gracias a su movimiento suave y relajante y a sus muchos beneficios para la salud.

¿Qué es la postura del bebé feliz?

Esta es una pose suave y relajante ideal para aumentar la relajación y estirar el cuerpo. Implica acostarse boca arriba y girar de un lado a otro agarrando la planta de los pies. La postura se conoce habitualmente como «bebé feliz» porque mientras estás en esta posición, acostado boca arriba y agarrando tus pies, te parecerás a un bebé acostado felizmente boca arriba. Muchos de nosotros nos hemos encontrado a algún bebé en esta posición mientras está acostado sobre una manta o en una cuna.

La postura es un movimiento relativamente fácil, por lo que es ideal para principiantes o personas que tienen limitaciones. Los monitores suelen incluir la pose cerca del comienzo o el final de las clases de yoga o pilates debido a su efecto calmante.

El origen de Ananda Balasana es el sánscrito, que es un idioma antiguo y sagrado en el hinduismo. En este idioma, Ananda significa «feliz», bal significa «niño o bebé» y asana significa «pose».

Cómo hacer la postura Ananda Balasana

Para hacer esta postura necesitarás una colchoneta o una superficie firme y acolchada. Es posible que quieras apoyar tu cuello con una almohadilla pequeña, una almohada o una manta doblada.

A continuación, te indicamos cómo hacer la postura del bebé feliz, paso a paso:

  • Acuéstate boca arriba en el suelo o en una colchoneta.
  • Con la cabeza apoyada en la colchoneta, dobla las rodillas hacia el pecho en un ángulo de 90 grados. Pon las plantas de tus pies mirando hacia el techo. Mantén tu columna vertebral neutral con el coxis en la colchoneta.
  • Estírate hacia delante, agarra y sostén el interior o el exterior de tus pies. Separa las rodillas, moviéndolas hacia las axilas.
  • Flexiona los talones en tu mano y balancea suavemente de lado a lado (como un bebé feliz). Permanece en esta posición durante varias respiraciones, inhalando y exhalando profundamente.

Ventajas de hacer esta postura

La postura del bebé feliz puede estirar la parte interna de los muslos, los isquiotibiales y la ingle, y liberar las caderas y la espalda, lo que da como resultado una mayor flexibilidad y movilidad. Sin embargo, los efectos positivos de la postura del bebé feliz se extienden más allá de una mayor flexibilidad y movilidad.

Masajea el estómago y estimula los riñones

Ananda Balasana da un agradable masaje al estómago y ayuda a estimular el sistema digestivo. Un tracto digestivo sano es necesario para mantener a un lado los problemas de estreñimiento, hinchazón, etc. Además, los problemas estomacales crónicos pueden provocar problemas de salud graves como hemorroides o sistema intestinal irritado.

También estimula los riñones, que los órganos que se encargan de regular eficazmente la cantidad de agua en el cuerpo, eliminan los productos de desecho y equilibran los minerales. Para un funcionamiento saludable de los riñones, es importante que estén en buen estado. La postura del bebé feliz es una técnica eficaz para mantener los riñones en perfecto estado de salud.

La postura del bebé feliz mejora el estado de ánimo

Ananda Balasana alivia el estrés y activa una energía nerviosa positiva. Tiene la capacidad de transformar la mente ocupada en un bebé recién nacido y despreocupado. La pose elimina la ansiedad y revitaliza la mente.

También brinda el alivio tan necesario de las pruebas de la vida moderna y confiere una energía y felicidad infantiles que fluyen por todo el ser.

Abre las caderas y alarga los isquiotibiales

Derrite las tensiones y libera el equipaje emocional almacenado en las caderas a través de la postura del bebé feliz. Ananda Balasana abre las zonas estrechas creando una sensación energética al liberar las inseguridades reprimidas. Las caderas estiradas son beneficiosas para la columna y la espalda.

La postura del bebé feliz es particularmente importante para los isquiotibiales, las ingles y la parte interna de los muslos. La pose estira los músculos y previene el riesgo de desgarro de los isquiotibiales, distensión de la ingle y lesión en la parte interna del muslo. Ananda Balasana fortalece toda la cadena cinética y ayuda a una recuperación suave y rápida.

También relaja el sacro, un hueso que protege los órganos vitales que dan vida. El sacro es responsable del desarrollo de una pelvis fuerte, que sostiene la columna y la parte superior del cuerpo. Esta postura descomprime el sacro y hace que la parte superior e inferior del cuerpo sean más saludables.

mujer haciendo la postura del bebé feliz

Errores habituales del bebé feliz

Las posturas de yoga suelen sufrir algunos errores básicos, y la del bebé feliz no podía ser menos. Pese a que es una pose relajante y fácil de hacer, hay dos movimientos que pueden generar riesgos.

Hombros levantados

Trata de mantener la postura contenida para que las piernas se mantengan bastante paralelas y los hombros se mantengan apoyados en el suelo. Esto puede resultar difícil si tienes las caderas muy tensas. Si encuentras que tus hombros tienden a levantarse de la colchoneta, modifica dónde colocas tus manos (como en los tobillos o espinillas) para que tu pecho permanezca abierto y los hombros permanezcan sobre la colchoneta.

Mentalmente debes pensar en alejar tus hombros de las orejas. Así también evitarás sobrecargar los trapecios y la parte alta de la espalda.

Barbilla levantada

Si tu cuello no está en contacto con la colchoneta, la barbilla se elevará, lo que pone a tu cuello en riesgo de tensión. Esto se debe a la falta de flexibilidad normalmente, por lo que te esfuerzas por agarrar los pies con las manos. En su lugar, agárrate de los tobillos o las espinillas.

También puedes optar por coger un cinturón de yoga para adaptar la postura a un rango de movimiento inferior. Intenta que la barbilla viaje hasta el pecho, como si intentaras sacar papada.

¡Sé el primero en comentar!