¿Buscas fortalecer tus hombros con solo un par de pesas? El movimiento perfecto para ayudarte a hacer esto es el levantamiento frontal con mancuernas. Es un ejercicio esencial para el hombro que desarrollará fuerza y ​​estabilidad en la parte superior de los brazos. Parecido a un levantamiento lateral con mancuernas, este movimiento apunta a los deltoides (los músculos triangulares en la parte superior de los hombros) y creará una definición mayor en la parte superior del cuerpo.

Pero, hacer un vuelo frontal incorrectamente no generará ningún beneficio. Es por eso que vamos a enseñarte todo lo que necesitas saber sobre los levantamientos frontales con mancuernas, incluida la técnica y las variaciones.

¿Cómo hacer vuelo frontal?

Para comenzar, párate con los pies debajo de las caderas, las rodillas ligeramente dobladas, una pesa (o una barra) en cada mano con los brazos a los lados, las palmas hacia el cuerpo y las pesas tocando los cuádriceps. Sin doblar los codos, levanta los brazos hacia arriba frente al cuerpo hasta que estén a la altura de los hombros. Baja las pesas hacia abajo para comenzar de nuevo.

Lleva el ombligo hacia la columna vertebral y mantén los abdominales contraídos mientras completas cada elevación, no permitas que los hombros se encojan hacia las orejas y, finalmente, no balancees las pesas. Tu aumento debe ser un movimiento constante y controlado.

Beneficios y variaciones del vuelo frontal

Se trata de los hombros porque el levantamiento frontal con mancuernas es un ejercicio que aísla esta articulación y tus músculos deltoides. Fortalecer estas dos áreas puede incluso protegerte de futuras lesiones cuando estás levantando objetos al mejorar tu movilidad y rango de movimiento.

Para buscar variaciones puedes probar a hacerlos con los pulgares hacia arriba. La forma estándar para un aumento frontal es con las palmas hacia abajo (como te enseñamos antes). Pero si te resulta un poco difícil, intenta hacer el movimiento con las palmas frente a frente. Con esta modificación, te resultará más fácil mantener los hombros bajos y centrarte en la estabilidad.
Incluso, puedes jugar con el tempo, añadiendo una sujeción de tres segundos a tu subida frontal antes de bajar los brazos. Esto aumentará tu resistencia y fuerza.
Otra manera sencilla de crear variaciones es levantando los brazos de forma alterna. De esta manera, puedes concentrarte en el levantamiento individual de cada brazo.

Introduce este ejercicio a tu circuito de hombro. Los levantamientos frontales con mancuernas se deben hacer después de haber trabajado las otras partes de la parte superior del cuerpo. Esto asegurará que tu movilidad del hombro esté intacta y lista para ser desafiada mientras te ayuda a evitar lesiones.