Realizar un largo viaje en avión puede ser el inicio de una merecidas vacaciones, pero pasar tantas horas sentado (en un habitáculo minúsculo) será el infierno de tus músculos cuando te levantes. Todos conocemos esa sensación de dar los primeros pasos con dolor y aturdimiento las piernas. ¿Sabes cómo puedes devolverle la vida a tu cuerpo? Realizando esta rutina de entrenamiento conseguirás estar activo y permitir que la sangre fluya de nuevo.

Es raro ver a alguien sacudiendo su cuerpo después de un largo viaje, y más aún si se pone a hacer ejercicios al llegar al aeropuerto. Pero creeme que es la mejor (y más saludable) opción. Estos movimientos son fáciles de hacer, sin necesidad de añadir peso y perfectos para realizar en poco tiempo (mientras esperas tus maletas, por ejemplo).

Piensa que un vuelo es un viaje exigente para nuestro cuerpo. Nos metemos en una cabina cerrada, con oxígeno reciclado y a una elevada altitud. Así que tampoco puedes someterte a un entrenamiento de alta intensidad después de un viaje en avión. En esta rutina podrás devolverle movilidad al cuerpo, activar tu core, bombear sangre y eliminar la sensación de rigidez.

Haz 12 repeticiones de cada ejercicio con poco o ningún descanso, y realiza 3 series de cada uno.

Sentadilla + crunch oblicuo

Realiza una sentadilla con tu propio peso corporal, a ser posible con las manos apoyadas en la cabeza. Cuando subas, levanta una pierna y realiza un crunch hacia abajo para tocar con el codo la rodilla del mismo lado. Repite con el lado opuesto.

Sentadilla + Crossbody Crunch

Es muy similar al anterior, pero en este caso, al subir de la sentadilla, levantaremos la pierna izquierda y giraremos el torso desde la derecha a la izquierda. Realizando una especie de cruce en todo el cuerpo. Repite con el lado contrario.

Flexión

Empieza en una posición de tabla alta, con los hombros sobre muñecas, y el core, glúteos y piernas apretados. Doble los codos hacia atrás para bajar el pecho hasta el suelo. Es importante que los codos apunten hacia atrás en un ángulo de 45 grados. Mantén el core apretado y las caderas formando una línea recta con el resto de su cuerpo.

Escalador

Ponte en posición de tabla, con las manos debajo de los hombros y manteniendo tu cuerpo en una línea. Lleva una rodilla hacia tu pecho, regresa a la posición y vuelve a hacer el movimiento con la otra pierna. Para mayor intensidad, añade velocidad.

Cruch de pie

Lleva tus brazos por encima de la cabeza. Levanta una pierna, manteniéndola totalmente recta (o flexionada para mayor facilidad), mientras te agachas para tocar tu dedo del pie con ambas manos. Repite con el otro lado.

Sé que después de ver los ejercicios estás ansioso de viajar solo para realizar la rutina. Aun así, es un entrenamiento que puedes realizarlo de manera rápida cualquier día que tengas menos tiempo para entrenar. Notarás cómo aumentas pulsaciones y se activa el flujo sanguíneo.