No pretendo que este artículo sea una master class de sexo, pero sí quiero que entiendas la importancia que puede tener tu entrenamiento para sacar un mayor partido a las relaciones sexuales. Pienso que es una pena que nunca nos hayan informado en cómo mejorar, y que tan solo se consiga mediante la experiencia (aunque hay quien ni con eso).

El sexo es bastante importante para la salud de nuestro organismo y, por qué no decirlo, es de las pocas formas que consigue el mantenimiento de nuestra especie. Es la manera natural de procrear, aunque no vamos a entrar en demasiados detalles, tranquilos.
Me parece interesante que conozcáis cómo el entrenamiento con kettlebell puede mejorar tu rendimiento en el sexo. ¿Qué puede haber de malo en rendir más en el gimnasio para bordarlo en la cama?

Con la kettlebell ganas movilidad articular

Si nos centramos en el ámbito sexual, cuantas más regiones de tu cuerpo sean flexibles, mejor. Los famosos swings de kettlebell te estiran activamente mientras los haces, y el movimiento se relaciona bastante con ciertas posturas sexuales. Al igual ocurre con las gobet squat y los levantamientos turcos, que favorecen la suavidad de las caderas. Muy pocos entrenamientos pueden combinar fuerza, potencia y movilidad tan perfectamente como lo hace la kettlebell.

Estoy segura que tu profundidad sexual está limitada directamente por tu movilidad. El estiramiento pasivo es muy recomendable; pero el estiramiento progresivo, activo y con carga realizando movimientos balísticos con kettlebells, son casi inmejorables.

La kettlebell te da ventaja

Vale, el sexo no es una competición, pero si te lo tomases como tal… ¿Ganarías tú o tu oponente? La cuestión debería ser que tú siempre estés mejor condicionado que tu oponente, para al menos disfrutar por tu parte. Entiendo que tu pareja no es nunca tu contrincante, pero quedar en un bajo rendimiento te hará lucir un poco inexperto.

Me gustaría que introdujeras en tu rutina de entrenamiento alguno de estos ejercicios. Te aseguro que te otorgarán una mayor capacidad sexual y estás mejor condicionado. No te decantes por un peso demasiado bajo, busca progresar a la larga.

  • Swing
  • Press de kettlebell
  • Sentadilla frontal con kettlebell

Te enseñan cómo usar tus caderas

De esto puedo dar fe. El swing de Kettlebell es el ejercicio perfecto para conocer cómo usar tus caderas. El impulso del balanceo y el control al llegar arriba es clave para establecer tus límites. Este movimiento es una aproximación muy cercana al sexo, tanto que a veces me da vergüenza mirar a alguien mientras lo realiza en el gimnasio.
El swing te ayuda a crear y reducir la fuerza de las caderas, ¿no es bastante útil?