El yoga es una actividad que cada vez interesa a más personas. Sus beneficios son tan amplios que no es raro que muchos decidan iniciarse en dicha disciplina. Si es tu caso y hace tiempo que le das vueltas a comenzar con la práctica, tal vez te interese saber cómo preparar tu primera sesión de yoga en casa. Es muy sencillo y te permite comprobar las sensaciones de tu cuerpo y mente.

Para realizar yoga correctamente, es conveniente que alguien con experiencia te instruya en algunos aspectos básicos. Sin embargo, esto no quiere decir que no puedas probar tus sensaciones en casa. El mundo del yoga y la meditación es para todo el mundo y hoy en día el acceso a la información es tan amplio, que resulta muy sencillo informarse y aprender sin necesidad de acudir a clases. No obstante, si sientes que te falta orientación o que te surgen dudas sin respuesta, no lo dudes y ve a algunas sesiones dirigidas que te puedan ayudar a iniciarte en la práctica.

Cómo preparar tu primera sesión de yoga en casa

Ambiente agradable

Lo primero que debes hacer es encontrar tu lugar de práctica. Ya sea dentro de casa o al aire libre, debe ser un lugar silencioso, que te transmita calma y con el suficiente espacio como para que nada te estorbe en la ejecución de las asanas.

Ropa cómoda

Utiliza ropa que te resulte cómoda. Cuando alguien te está corrigiendo, conviene utilizar prendas ceñidas, con el objetivo de percibir los errores posturales para las recomendaciones pertinentes. Sin embargo, si estás solo en tu práctica, utiliza aquello con lo que te sientas más cómodo; que no te limite los movimientos, ni te haga perder la concentración.

Espacio fresco

Es importante que se respire un aire lo más puro posible. Que no sea un lugar de casa que esté muy cargado, haga excesivo frío o calor. Tienes que sentir comodidad en todo momento, respirar un aroma agradable, sentir la temperatura óptima y que lo que te rodea no te agobie ni te abrume. Cuando más libre esté el espacio, mejor.

Música relajante

La música es siempre una opción a elegir. Es cierto que, si acabas de iniciarte, tal vez te cuesta más llegar a calmar tu mente y lograr un estado de relajación. Por ello, para empezar, quizá te resulte más cómodo un sonido ambiente que te dirija, mediante la respiración, a una mayor paz interior y tranquilidad.

Esterilla

La esterilla es tu herramienta básica para tus sesiones de yoga. Intenta que ésta sea específica para yoga, ni muy gruesa ni excesivamente fina. De este modo amortiguará los movimientos, pero te permitirá lograr un equilibrio adecuado y una mayor comodidad.

Concentración

El cuerpo y la mente son los dos únicos imprescindibles para lograr el éxito de tu práctica. Por ello, deberás echar mano a tu concentración para poder dirigir todos los beneficios al bienestar físico, mental y espiritual. No fuerces un estado de meditación, deja que las preocupaciones aparezcan y desaparezcan de forma natural.

Si logras cumplir con estos aspectos, estarás más que preparado para comenzar tu práctica de yoga y meditación. Recuerda que si no te sientes cómodo o no tienes ninguna noción sobre el tema, es recomendable pedir opinión a un profesional.

yoga en casa

Consideraciones para tu primera clase de yoga en casa

Algunos aspectos que debes tener en cuenta, más allá de los ya mencionados, son los siguientes:

  • Intenta elegir un momento del día en el que tu entorno esté en calma. El ruido de la calle y el movimiento en general, pueden agitarnos y dificultar la concentración previa a la práctica. Por ello, la primera hora de la mañana o última de la tarde, suelen ser las más adecuadas.
  • Calentar la musculatura y las articulaciones antes de ejecutar las posturas, es muy importante para que tu cuerpo no sufra ningún daño o posible lesión. Puedes consultar nuestro post sobre Calentamiento previo a la práctica de yoga.
  • Si dudas sobre descalzarte o dejarte los calcetines puestos, muévete por tus propias sensaciones. Generalmente, aconsejamos los pies descalzos porque resulta más sensitivo. Las plantas de los pies tienen de las terminaciones nerviosas más importantes de nuestro cuerpo. Por ello, promueve un mayor arraigo con la tierra y nos ayuda a sentirnos conectados.
  • Es muy importante que entiendas que no debes dejarte llevar por la negatividad si en tu primera sesión no te sientes tan bien como esperabas. El yoga es muy positivo y, aunque es cierto que puedes notar cambios desde la primera sesión, conviene ser constante y aprender progresivamente.
  • Una buena alimentación, la meditación, el correcto descanso y unos hábitos de vida saludables, son algunos de los aspectos que se integran en la práctica de la filosofía del yoga. Cuídate por dentro y por fuera para lograr el equilibrio.