Un vientre plano es el objetivo de muchas personas. Hay diferentes maneras de lograrlo con éxito y trabajarlo de una forma global, junto al resto de la musculatura. Debes saber que no es necesario machacarse a abdominales, hay otras maneras muy efectivas de conseguirlo. Hoy te hablamos de la práctica del Yoga para un abdomen tonificado.

La disciplina del Yoga es muy completa, ya que trabaja de una forma profunda la mente y el cuerpo. Puede suponer una herramienta muy útil, a lo largo de nuestra vida, para tratar diferentes circunstancias que nos envuelven. De este modo, cada postura o asana, tiene sus propias aportaciones positivas sobre alguna parte de nuestro cuerpo y nuestras emociones.

Si estás intentando perder peso y quieres devolver la barriga a su sitio, o simplemente te gustaría tener un vientre más plano, no subestimes la eficacia del Yoga. Aunque, aparentemente, sea una actividad pausada y sencilla, llevar a cabo cada postura requiere un esfuerzo muy intenso y mucha práctica.

Practicar Yoga para lograr un abdomen tonificado es todo un acierto ya que, además de trabajar esta zona, tonificarás y fortalecerás tu cuerpo de una forma global, junto a tu mente y tu estado emocional.

3 Posturas de Yoga para un abdomen tonificado

La postura de El guerrero 3 (Virabhadrasana 3)

De pie con la mirada al frente, activa tu core y toma conciencia de tu cuerpo, así como de las plantas de tus pies extendidas en el suelo. Toma aire y, al mismo tiempo que llevas el torso hacia delante (90 grados con respecto al suelo), elevas la pierna derecha hacia atrás. De esta manera debes trazar una línea recta desde tu cabeza, al pie derecho, en paralelo al suelo. Los brazos quedan extendido hacia atrás, con las palmas de las manos hacia arriba, y el pie de la pierna que está arriba en posición de flex.

La postura de la tabla (Phalakasana)

La postura de la tabla o plancha es muy conocida por todo el mundo. Incluso aquellos que desconozcan la práctica del yoga, seguro que la han realizado. Se trata de mantenerse sobre los dedos de los pies y las palmas de las manos, formando una línea con el cuerpo. La mirada se dirige al suelo, de forma que el cuello no rompe la recta. Las caderas están abajo, el abdomen activo y la curvatura lumbar muy cuidada. Es ideal para un abdomen tonificado.

La postura del puente (Setu Bandha Sarvangasana)

Tumbado boca arriba, flexiona las rodillas llevando las plantas de los pies al suelo. Los brazos están alargados junto al cuerpo y el abdomen activo controlando la curvatura lumbar. Se trata de elevar las caderas, manteniendo la distancia entre las rodillas sin moverlas, y aguantar en esa posición. El mentón se dirige ligeramente al pecho. Una vez en la asana, no debemos relajar el abdomen, tiene que estar fuerte en todo momento, incluso durante la bajada, vértebra a vértebra.

Consulta las Posturas de Yoga para aliviar las agujetas y Posturas de Yoga para aliviar los dolores mentruales