En más de una ocasión te hemos comentado lo importante que es el descanso para tus músculos, pero seguro que tú también conoces a alguien que entrena seis o siete días a la semana. ¿Es saludable? ¿No es cierto que podamos sufrir constantes sobrecargas musculares? La realidad es que todo dependerá del entrenamiento, las rutinas, tu alimentación e, incluso, la genética.

Algunas personas realizan entrenamientos separando los músculos, otras hacen rutinas de full-body y otras alternan diferentes actividades en la semana (yoga, pilates, funcional, combat…). Es por eso que algunos deportistas pueden permitirse asistir al gimnasio todos los días, si quisieran, y no necesitar un día de reposo. Si te preparas una buena rutina, es muy seguro que entrenes 7/7 sin riesgo a lesiones por sobrecargas o sobreentrenamientos.
Lógicamente, tu tiempo de entreno no puede ser de más de una hora al día si tienes pensado volver a entrenar al día siguiente (a no ser que seas profesional, claro). Acabarás desgastándote y sobrecargando tus músculos.

¿Aporta beneficios entrenar sin descanso programado?

Mejora tu salud

Mantenernos activos durante el día y hacer ejercicio físico nos aporta una mejor calidad de salud. Nuestra genética se ve activada diariamente gracias al deporte, haciendo que nuestro metabolismo se mantenga despierto y no se ralentice. Asimismo, mantener el metabolismo activo nos puede ayudar a vivir más años, reducir el riesgo a padecer enfermedades o problemas cardiovasculares.

Se quema más grasa corporal

No hay que ser muy inteligente para entender que cuanto más te muevas, más calorías gastas y, por ende, más grasa pierdes. Siempre y cuando no tengas un exceso de consumo de calorías, porque entonces no servirá para tanto.

Entrenar diariamente provoca que nuestro metabolismo esté activo diariamente en nuestras fibras musculares, por lo que la quema de grasas será mayor si todos los días mantenemos activas esas fibras. Eso sí, los entrenamientos deberás ser de resistencia baja para no sobrecargarlos.

Aumenta tu crecimiento muscular

Un estudio demostró que realizar rutinas full-body todos los días, podemos mejorar el crecimiento y la fuerza de nuestros músculos. Los genes que intervienen en el crecimiento y la síntesis muscular, se activan con el entrenamiento de resistencia y activa los procesos de síntesis de proteínas. Esto se traduce en mayor tamaño muscular y fuerza. Como no descansamos ningún día, ese proceso siempre se mantiene activado.