Desmentir ciertos mitos es bastante complicado, sobre todo si la sociedad cree firmemente en ellos. Estoy segura de que con el paso de los años conoceremos más mitos que hoy en día no hacemos por miedo a lesionarnos. Saltar a la comba es uno de los mejores ejercicios aeróbicos, pero que engloba falsas creencias por falta de información.

Te contamos algunos de estos falsos mitos para que tengas una mayor libertad con este ejercicio.

No puedes apoyar el talón

Cuando piensas en saltar a la comba, seguro que te viene a la mente la imagen de alguien saltando y apoyando las puntillas. ¿Está prohibido apoyar el talón? Ni mucho menos, todo depende de tu objetivo. Si usas este ejercicio para mantenerte o iniciarte en los entrenamientos cardiovasculares, puede ser interesante que apoyes el talón. Claro que si lo que buscas es rapidez y agilidad para lograr, por ejemplo, dobles de comba, no apoyar el talón será lo más acertado.

¿Saltar a la comba descalzo? Nunca

Al igual que ocurre con el running, hacer deporte sin zapatillas o con un calzado minimalista es algo de lo que muchos huyen. ¿Pueden aparecer lesiones? Por supuesto, si estás acostumbrado a zapatillas con buena amortiguación, tus pies se expondrán a un mayor impacto si están descalzos.
Saltar a la comba genera un potente trabajo en los gemelos y en los pies, por lo que si además lo hacemos sin zapatillas, el trabajo será mayor y los dolores harán acto de presencia.

Siendo un cabeza loca te harás daño, pero sometiéndote a un proceso de adaptación (pasando tiempo descalzo en casa o entrenando con calzado minimalista), podrás saltar a la comba descalzo sin problema. No se trata del ejercicio en sí, sino de la intensidad a la que te sometas.

Necesitas una cuerda especial para lograr dobles

Realizar dobles de comba o double unders no es tan fácil como parece, pero tampoco necesitas una cuerda especial. Este salto consiste en que la cuerda pase dos veces por debajo de nosotros, por lo que tenemos que ser ágiles y rápidos.

Para aprender, ni necesitas una cuerda de X material ni que sea súper ligera. Al pesar menos te costará saber dónde está la comba en movimiento. La única razón por la que se utilizan combas ligeras es para que no se sobrecarguen los hombros y los brazos, así que no te obsesiones con la rapidez si eres un aprendiz.

No pueden saltar las personas mayores

El ejercicio físico no tiene edad, tan solo debes tener cuidado si padeces algún problema o lesión que te desaconseje una actividad de impacto.
Lo cierto es que saltar a la comba mejora la densidad ósea, por lo que las personas mayores podrían incluso reducir sus medicaciones para fortalecer los huesos. Los expertos recomiendan unos 100 saltos al día, siendo incluso no necesario tener una comba.