El core es una de las partes más fundamentales del cuerpo para adoptar una buena postura y tener un gran rendimiento deportivo. Para fortalecerlo no es necesario hacer millones de crunches. Hoy te enseñamos los seis mejores ejercicios que deberías incluir en tu rutina de entrenamiento, para fortalecer los músculos centrales (que ya hemos visto que no son solo «los abdominales»).

Te los hemos ordenado por nivel de dificultad (al menos en mi opinión), así que si eres nuevo en ejercicios básicos, ¡comienza con los primeros y progresa hacia los últimos a medida que te vas fortaleciendo! ⁣

Hiperextensiones

Ajusta la abrazadera inferior de la pierna para que la presión se distribuya uniformemente en la almohadilla del muslo. Cuando estés listo, comienza extendiendo tu torso hasta que esté paralelo a tus piernas, y luego baja para hacer una flexión completa. El rango completo de movimiento variará de persona a persona. ⁣

Goblet Squat con kettlebell

Sostener las pesas rusas frente a los hombros cuando te pones en cuclillas requerirá mucha estabilidad y compromiso de los músculos centrales. Simplemente coge dos kettlebells que puedas aguantar cómodamente sobre tus hombros y comienza a realizar sentadillas profundas.

Variación de Dead Bug

Descubrí este ejercicio hace unos meses y se ha  convertido en uno de mis ejercicios favoritos para el core. Agarra una mancuerna, comenzando con los brazos y las piernas (flexionadas a 90 grados), mientras mantienes la pelvis inclinada hacia atrás. A medida que realizas repeticiones, ambos brazos y piernas bajan lentamente. Si bajas el brazo derecho, extiende la pierna izquierda hacia abajo y viceversa.

Variación de la tabla

Posiblemente hagas planchas normales para fortalecer tu core, pero puedes probar diferentes variaciones. Mantén siempre una postura adecuada, con la cadera en línea con los hombros y los tobillos.

Rueda de abdominales

Seguro que has visto hacer este ejercicio a tus compañeros de gimnasio. Debes tener mucho cuidado para no hacerte daño en los hombros. Además, tienes que mantener siempre la pelvis inclinada hacia atrás y no hacia delante (que es lo que hace la mayoría de las personas).

«Remover la olla» con fitball

Para mi es uno de los ejercicios de core más difíciles, sobre todo si no lo haces con las rodillas apoyadas. Tan «solo» se trata de realizar círculos (o letras o números) con una pelota de pilates. Apoya los codos y logra una postura estable antes de mover el fitball.