Muchas veces nuestras ganas de lucir un abdomen fuerte, unos glúteos de acero o unos bíceps imponentes, nos puede llevar a olvidar el resto de nuestro cuerpo. Y es que debemos tener presente la importancia de trabajar cada uno de nuestros grupos musculares de una forma muy específica. Hoy te vamos a hablar de los antebrazos. ¿Tú los entrenas?

Tus antebrazos también requieren atención

Centrarnos siempre en los mismos músculos, y olvidar otros, puede llevarnos a un desajuste muy poco recomendable. Por ello, de una forma responsable y consciente, conviene entrenar la totalidad de nuestro cuerpo. Los antebrazos son una parte fundamental que requiere un trabajo concreto. Ya sabemos que los empleas en otros ejercicios, y crees que así, de rebote, ellos se llevan los beneficios. ¡Pues no! No vale del todo… Así que ve pensando en incluirlos en tus rutinas.

Es obvio que no debes buscar un trabajo de fuerza súper intenso. No puedes cargar mucho peso para fortalecer los antebrazos. Pero, aun así, poco a poco, notarás cómo crecen y se compensan en proporción a tu musculatura total.

trabajo con pesas

¿Por qué es importante fortalecer los antebrazos?

En primer lugar, para proteger la articulación de la muñeca. Ésta se lleva mucha carga cuando entrenamos y a veces no lo tenemos en cuenta. Además, como ya mencionábamos anteriormente, los antebrazos se implican en muchos otros ejercicios específicos, por lo que tenerlo fortalecidos y trabajados nos supondrá un gran beneficio. Asimismo, tu cuerpo necesita estar compensado a nivel muscular. Unos brazos bien proporcionados son necesarios tanto internamente, como en cuestión de seguridad frente a lesiones. Y, por supuesto, a nivel estético, siempre es más conveniente respetar la proporción, ¿no crees?

Tener presente esta parte de tu cuerpo, de ahora en adelante, no te supondrá ningún súper esfuerzo. Puedes trabajarlos con mancuernas y otros materiales específicos. Se trabajan de una forma dinámica y estarás respetando a tu cuerpo dándole atención de una forma completa. Cuando pienses que no es tan importante y te plantees dejarlos de lado, acuérdate de que su fortalecimiento concreto, se traduce en unos mayores resultados generales. No es raro que cuando te pongas a ello, empieces a notar cómo tus cargas son más pesadas cada vez.