Normalmente te recomendamos que pongas la atención sobre tus objetivos para no desistir en tu entrenamiento. Sin embargo, la motivación puede hacernos caer en ciertos errores. Llegamos al gimnasio deseando trabajar nuestras abdominales y, ¿qué ocurre entonces? Que pasamos por alto la importancia del calentamiento previo.

Calentar es una parte muy importante dentro de una rutina de entrenamiento. Muchas veces, subestimamos la importancia de éste y nos lanzamos directamente al trabajo duro. Lo que no pensamos es que el trabajo duro, pasa por un previo calentamiento que prepara nuestro cuerpo para la acción. De lo contrario, nuestra musculatura podría verse resentida o sufrir algún tipo de lesión. Además, debes saber que el calentamiento previo te prepara para que el trabajo posterior sea más efectivo. Así que ya sabes, si todo esto te suena, empieza a centrar tu atención en cumplir con un calentamiento completo.

Calentar antes de hacer abdominales

Debemos tener presente la importancia de calentar la totalidad de la musculatura antes de ponernos manos a la obra. Los abdominales, esos que deseamos lucir y a los que tanto empeño ponemos, necesitan estar preparados para trabajar. Calentando antes del entrenamiento reducimos drásticamente el riesgo de sufrir lesiones musculares. Además, aumenta el flujo sanguíneo de nuestro cuerpo, lo cual provoca una mayor agilidad en los músculos y los prepara para la acción.

¿Cómo puedo calentar antes de hacer abdominales?

Torsiones de espalda

De pie, con los pies separados a la anchura de caderas, coloca las palmas de las manos tras la cabeza. Realiza torsiones con el tronco, de izquierda a derecha durante medio minuto, aproximadamente. Cuando hayas terminado continúa moviéndote de lado a lado, orientando codo derecho hacia el suelo, e izquierdo, de forma alterna.

Cobra

Tumbado boca abajo, apoya las palmas de tus manos en el suelo junto a los hombros. A continuación, ejerce presión contra el suelo y alza el tronco con la mirada hacia el frente. Nota cómo se alarga la musculatura abdominal. No fuerces. Recuerda que se trata de un calentamiento.

Planchas

Por ultimo puedes hacer un par de planchas aguantando de medio minuto, a un minuto cada una. Hazlas sobre las palmas de las manos a no ser que sientas molestias en las muñecas. En ese caso, llévalas a cabo sobre los codos. También tienes la opción de realizar planchas laterales para calentar de una forma más global la zona abdominal.

Consulta nuestro post y descubre si es posible lesionarse el abdomen.