En el mundo del fitness, CrossFit y halterofilia existen numerosas técnicas para potenciar el rendimiento del entrenamiento. Si eres un principiante, es normal que no domines del todo aún técnicas avanzadas, ya que solo será interesante lograrlas cuando tengas una base sólida. El Butt Wink o el guiño de glúteo es un “suceso” que ocurre en la zona de la cadera y lumbar.

Te contamos cómo se practica y, sobre todo, si es peligroso realizarlo.

¿Qué es el Butt Wink?

Este fenómeno ocurre cuando realizamos una sentadilla profunda. Se trata de perder la curvatura natural de la columna, manteniendo la pelvis en retroversión al llevar al punto más profundo y volviendo a la anteversión en su subida. No es fácil de realizar y una mala práctica podría llegar a dañar tanto las vértebras como la zona lumbar.

Imagen relacionada

Digamos que se logra cuando nuestra cadera llega al límite de la movilidad permitida en esa zona, bien porque la propia zona tiene poco rango de movimiento o porque las contiguas hacen que trabaje más de lo previsto. Sucede, por ejemplo, en las sentadillas donde no movemos los tobillos y la cadera realiza todo el trabajo.

¿Es peligroso realizarlo?

Prefiero no abordar el tema de cómo lograr un buen Butt Wink, ya que está la duda sobre si es peligrosa su práctica o no. Seguro que entrenando tú también has visto posturas y movimientos que rompen la naturalidad del ser humando, poniendo en riesgo la probabilidad de lesionarnos.

En especial, deben tener cuidado aquellas personas que suelen entrenar al extremo. He llegado a ver en mi gimnasio chicos que realizan flexiones con pesas en su espalda. ¿Creéis que eso os hará rendir mejor? Evidentemente, no. Sin embargo, el Butt Wink es un movimiento natural de la cadera y no estamos forzando a la zona lumbar.

No debe provocar dolor si se realiza correctamente y si no padeces de ningún problema de espalda. ¡Ojo a esto! Olvida realizar ejercicios que fuercen tus patologías o podrás empeorar.
Además, es muy común que muchos intenten realizarlo con una carga elevada. Cuando hacemos series de sentadillas profundas con demasiado peso, la columna se ve sometida a una flexión que puede acabar afectando gravemente.

Los ligamentos son propensos a la deformación tanto en cantidad como en duración del ejercicio. Así que procura usar pesos moderados para no perder la técnica ni saturar la zona lumbar.