Conseguir un vientre plano es el objetivo físico de muchas mujeres. La mayoría de las chicas no buscan tener el abdomen definido ni mostrar un perfecto six-pack, se conforman con eliminar el exceso de grasa y huir de los michelines. En realidad, es un proceso difícil y mucho más trabajoso que en hombres, por lo que elegir los ejercicios adecuados te harán focalizar mejor tu meta. Es un error pensar que vas a conseguir un abdomen de acero haciendo ejercicios de abdominales solamente; es muy importante que controles tu alimentación y pierdas grasa corporal en todo el cuerpo.

No te pierdas: ¿Eres obeso abdominal?

Con paciencia y mucha disciplina, lograrás reducir el volumen de tu abdomen y conseguir el vientre plano que tiene has soñado. Además de ser un objetivo físico, ten en cuenta lo importante que es tener un abdomen fuerte para evitar lesiones y corregir la postura corporal.

Elevaciones de piernas

Con este ejercicio trabajamos todo el recto abdominal, a pesar de que creas que solo tiene una mayor implicación la zona baja. Túmbate en una colchoneta y extiende las piernas hacia arriba para formar un ángulo de 90º con todo el cuerpo. Coloca tus brazos a los lados, con las palmas hacia abajo, pero nunca debajo de la zona lumbar. Baja tus piernas hasta conseguir la máxima extensión sin que los lumbares se levanten del suelo. Es muy importante que tu espalda se mantenga pegada para no sufrir daños y trabajar correctamente con el abdomen.

Abdominales con fitball

En la mayoría de los gimnasios ya cuentan con Fitballs, estos balones típicos de pilates pero que sirven para entrenar todo el cuerpo. Vas a realizar ejercicio de Pick Up, apoyando tus manos en el suelo y los pies sobre el balón. Eleva la cadera hacia arriba, a la vez que avanzas un poco con los pies. Vuelve a la postura inicial, teniendo en cuenta que la cadera debe volver a estar en línea recta con tus hombros y tobillos.

Tijeras

Este ejercicio de abdomen es uno de los más clásicos para conseguir un vientre plano. Túmbate sobre una colchoneta, pega la zona lumbar en el suelo y coloca tus brazos a los lados con las palmas hacia abajo. Eleva las piernas y realiza movimientos de tijeras, cruzando un pie por encima del otro. Al igual que en el primero, baja las piernas hasta el punto de máxima extensión abdominal, pero sin que afecte a la zona baja de la espalda.

Plancha lateral

Las planchas son ejercicios isométricos en los que tenemos que mantener una postura durante un tiempo determinado. Ponte de perfil y apoya el antebrazo justa debajo del hombro. Extiende tus piernas y sube la cadera hasta formar una línea recta con todo el cuerpo. Vigila que tu glúteo no esté hacia afuera, sino manteniendo la línea corporal. Si te resulta muy complicado mantener la posición con las piernas extendidas, puedes apoyar la rodilla interna en el suelo para reducir la intensidad.

Abdominales cruzados

Este ejercicio requiere una gran implicación de la parte externa del recto abdominal. Túmbate en el suelo y levanta las hombros y las escápulas. Muchas personas sufren dolor cervical con estos ejercicios porque realizan tirones con el cuello, en lugar de elevar el tren superior. Lleva tu codo izquierdo hacia tu rodilla derecha, y viceversa.

Escalador

Los mountain climbers o escaladores son otro ejercicio bastante interesante para fortalecer todo el abdomen. Colócate en posición de tabla, con las manos apoyadas justo debajo de los hombros. Lleva tu rodilla derecha hacia el pecho, regresa a la posición y repite con la izquierda. Dale velocidad para hacerlo más intenso.