17 ejercicios para pacientes en cama

17 ejercicios para pacientes en cama

Carol Álvarez

Es posible que hayas tenido que cuidar de algún paciente en tu vida, o quizá lo estés haciendo ahora. Quedarse en cama no significa necesariamente una condición permanente. La mayoría de las cirugías requieren que estén los pacientes en cama y descansen durante un tiempo. Puede ser durante un día, dos días, un par de semanas y, a veces, hasta meses.

Normalmente es más prolongado para los pacientes que han sufrido lesiones graves, como traumatismos cerebrales o lesiones en la columna. En todos los casos, hay muchas cosas de las que debes ocuparte. Seguramente has escuchado que los pacientes postrados en cama deben cambiar de lado cada dos horas, y que la higiene y el ejercicio son muy importantes para ellos, por lo que pueden desarrollar fuerza y recuperarse más rápido.

Las personas que están postradas en cama necesitan hacer ejercicio para evitar que sus músculos se atrofien y se acorten. La atrofia muscular ocurre cuando los músculos se vuelven delgados y débiles. Los ejercicios que estiran y fortalecen los músculos ayudan a prevenir o minimizar estas complicaciones, aunque algunos ejercicios requieren la ayuda de un cuidador.

hombre en cama de hospital

¿Por qué son importantes los ejercicios de pacientes en cama?

Para las personas mayores y los pacientes postrados en cama, las tareas diarias para ellos están restringidas. No pueden hacer lo que hacían a diario. La inactividad muscular durante mucho tiempo puede causar complicaciones, incluso puede obstaculizar la recuperación y el progreso.

También se pueden formar coágulos de sangre en pacientes inactivos. El ejercicio ligero también previene la formación de escaras. Hay ejercicios muy sencillos para mantener los músculos de los pacientes sanos y activos cuando están postrados en cama. Ya sabes eso de cuerpo activo, mente activa. Empieza despacio y haz cinco repeticiones de cada ejercicio. Puedes aumentar el número de repeticiones cada día siguiente.

Los mejores ejercicios para pacientes encamados

Giros de cabeza

Puedes hacer este ejercicio tanto acostado como sentado en la cama. Gira la cabeza lentamente de un extremo al otro. Lleva la cabeza al extremo hasta que sientas un ligero estiramiento y tensión. Haz esto cinco veces al día y aumenta el número de repeticiones después de unos días.

Si lo tienes que hacer a un paciente, hazlo lentamente, siempre que el médico de el visto bueno.

Rotación de la cabeza

Puedes hacer esto mientras estás sentado. Inclina la cabeza hacia un lado y luego gírala 360 grados lentamente. Repítelo cinco veces desde un lado. Luego, gira la cabeza en dirección contraria.

Estiramientos de la palma

Los estiramientos de la palma de la mano son uno de los ejercicios más básicos que puede hacer un paciente en cama. Abre tu palma y extiende los dedos tanto como puedas durante unos segundos hasta que sientas un estiramiento. Toca tu pulgar con cada dedo por separado. Repítelo con la otra mano.

Encogerse de hombros

Nos encogemos de hombros todos los días. Encogerse de hombros es un ejercicio muy bueno para los pacientes encamados. Deben hacerlo sentados y encoger los hombros de modo que alcancen el nivel de la parte posterior de la cabeza. Hazlo de cinco a diez veces al día.

Elevación de brazos (hacia delante y lateral)

Este es un ejercicio sencillo. Tan solo tendrás que levantar el brazo derecho lo más alto que puedas por encima de la cabeza. Después de hacer esto cinco veces, hazlo con el brazo izquierdo.

Vuelva a levantar el brazo directamente frente a ti. Cambia de brazo después de cinco veces. Estos son levantamientos de brazos hacia delante. Cuando levantas el brazo hacia un lado, se trata de elevaciones laterales del brazo. Puedes hacerlo uno por uno para cada brazo; o si lo prefieres, puedes hacerlo para ambos brazos al mismo tiempo.

Encoger los hombros y levantar los brazos son excelentes para desarrollar la fuerza muscular para cambiarse de ropa, peinarse, etc.

Flexiones de bíceps

Puedes hacer flexiones de bíceps mientras estás acostado o sentado. Sin mover el codo, dóblalo como si estuvieras tratando de tocar tu hombro con la mano. Hazlo cinco veces con cada brazo.

Cruces de brazos

Mueve los brazos a los lados hasta que sientas un ligero estiramiento. Luego, mueve los brazos uno hacia el otro, de modo que se crucen entre sí. Los cruces de brazos son excelentes ejercicios para alcanzar objetos desde la mesa o los lados.

Rotación de muñeca

La rotación de la muñeca es otro de los muchos ejercicios sencillos y fáciles. Estira las manos frente a ti y gira las muñecas. Luego cambia la dirección de rotación. Esto hará que se mejore la circulación de las manos y los dedos.

Empuja el brazo

Coloca tus brazos cerca de ti con las palmas extendidas hacia fuera. Luego empuja como si realmente estuvieras empujando algo lejos de ti. No tiene que ser un movimiento violento, siempre controlado y sin dolor.

Flexiones y separaciones de dedos

Doblar los dedos es simplemente curvar los dedos en un puño. Extiende y estira tus dedos nuevamente. Separa el dedo índice y el pulgar y luego tócalos entre sí. Estos son los dedos extendidos.

Rotación de piernas

Puedes hacer esto mientras estás acostado. Acuéstate derecho y levanta una de las piernas. Pídele a tu cuidador que la eleve lo más alto posible hacia ti. Luego rueda sobre tu lado izquierdo. Retrocede inmediatamente después de unos segundos. Luego rueda sobre tu lado derecho. Haz esto para ambas piernas.

Movimiento de piernas

Puedes hacer esto mientras está sentado y acostado. Mantén una de tus piernas quieta. Mueve la otra pierna hacia fuera, alejándola de la primera pierna. Luego tráela de vuelta. Repite para la misma pierna un par de veces. Haz lo mismo con la otra pierna.

Flexiones del dedo del pie

Cuando estés acostado, señala y flexiona los dedos de los pies. Estíralos hacia fuera y luego hacia ti. También puedes pedirle a tu cuidador que lo haga por ti, en el caso de no tener móvil esa zona o no ser tú consciente.

Rotación de tobillo

Extiende tus piernas. Puedes estar sentado o acostado boca arriba para este ejercicio. Levanta la pierna ligeramente de la superficie. Luego, gira los tobillos en sentido horario y antihorario, cinco veces cada uno. Puedes hacerlo para ambos tobillos al mismo tiempo o por separado.

Flexiones de tobillo

Puedes hacer esto mientras estás sentado o acostado boca arriba. Dobla el pie para que los dedos apunten hacia el techo y luego hacia atrás. También puede hacer esto con la pierna levantada, por lo que no es necesario tener la rodilla flexionada.

Rollos laterales

Rodar es un ejercicio perfecto para todos los músculos del cuerpo. Rodar lentamente de lado es fácil y efectivo. Hacer esto varias veces al día mejorará tu estado físico.

Elevaciones de cadera

Las elevaciones de cadera son un poco difíciles, pero no imposibles para los pacientes. Intenta acostarte boca arriba y levantar ligeramente las caderas de la cama. Mantenlos en el aire durante unos segundos antes de volver a bajarlos.

Cualquiera puede hacer estos ejercicios. Tampoco necesitas ser un profesional para hacer esto con tus mayores. Incluso si está en reposo en cama durante un par de días, no significa que también puedas omitirlos.