La estabilidad del core es imprescindible cuando se trata de mejorar en cualquier tipo de rendimiento deportivo. Incluso, en tu día a día, es necesario tener un abdomen fortalecido. Correr, montar en bicicleta, subir escaleras, saltar o cargar con la compra con acciones que dependen de la fuerza de tu core. ¿Has pensado cuál es la parte del abdomen que resulta más importante? Pues sí, los oblicuos tienen un gran papel, más allá de darle una estética de Dios griego a nuestro tronco.

Los oblicuos externos van en diagonal hacia arriba desde los laterales de la pelvis, y se originan en las costillas inferiores. En cambio, los oblicuos internos se encuentran justo debajo de los oblicuos externos y por encima de los músculos centrales más profundos: los abdominales transversales.

Imagen relacionada

Es muy importante que entrenes los oblicuos, al igual que el resto de tu core. Esto incluye tu espalda y la zona lumbar, ya que tienen un gran poder en la rotación del tronco. Para ello, te enseño cuatro ejercicios que te ayudarán a construir unos oblicuos fuertes y mejorarán tu rendimiento en cualquier deporte al que te enfrentes.

Wood Chops con mancuerna

Párate con los pies separados a la anchura de los hombros, mientras sostienes una mancuerna al lado de la cadera izquierda. Lleva la mancuerna hacia arriba (y en diagonal), con los brazos estirados frente a ti, de manera que quede la mancuerna en el aire por el lado derecho. Vuelve a llevar la mancuerna hacia la cadera izquierda. Haz este ejercicio durante 30 segundos con cada lado. No te emociones cogiendo mancuernas de mucho peso y cuida la técnica del movimiento. Una mala realización puede generar lesión en la zona lumbar, trapecio y dorsal.

Plancha con cruzado de mancuerna

Comienza en posición de tabla, con los pies más separados que el ancho de los hombros. Coloca una mancuerna al lado de tu mano izquierda. Alcanza y agarra la mancuerna con tu mano derecha y llévala hacia tu lado derecho. Después vuelve a cogerla con la mano izquierda para llevarla a su posición original. Repite durante 30 segundos, alternando los lados derecho e izquierdo. Vigila que tu cadera esté recta, por lo que tendrás que hacer fuerza con tu abdomen para mantenerla.

Escalador con cuerpo cruzado

Colócate en posición de tabla, con las manos justo debajo de tus hombros. Lleva la rodilla derecha en diagonal hacia el hombro izquierdo, después regresa a la posición inicial. Luego, lleva la pierna a la misma posición de antes y haz el mismo movimiento con la rodilla izquierda. Alterna ambos lados durante 30 segundos. Tu intensidad estará en la velocidad a la que hagas el movimiento.

Plancha lateral con elevación de cadera

Ponte en una posición de plancha lateral sobre tu lado izquierdo, con el antebrazo izquierdo apoyado en el suelo y formando una línea recta desde tu cabeza y hasta los pies. Levanta lentamente tu cadera y controla el movimiento para hacerla descender hasta el suelo. Vuelve a la posición inicial. Repite durante 30 segundos y luego alterna con el otro lado. Procura que la cadera esté en línea recta; mantener el glúteo apretado te será de gran ayuda.