Aunque realizar un entrenamiento con intervalos de alta intensidad (HIIT) puede dejarte con una sensación de endorfinas y una sensación de logro, estos entrenamientos pueden volverse repetitivos con el paso del tiempo. Después de todo, solo te acuerdas de hacer tantos sentadillas con saltos, flexiones y zancadas que pueden hacer que te acabes quemando tanto física como mentalmente.

Ya sea que estés estancado o simplemente aburrido de tu entrenamiento habitual, añadir algo de variedad puede hacer que motives un poco más. Te enseñamos algunos ejercicios intensos perfectos para introducir en rutinas de HIIT.

6 ejercicios intensos de HIIT que aún no has probado

Snatch de mancuernas con un brazo y Sprint

  • Sostén una pesa de peso medio en una mano a la altura de la cadera.
  • Haz bisagra en la cadera y flexiona ligeramente las rodillas, como un peso muerto, sosteniendo la mancuerna frente a tu cuerpo.
  • Llévala a través de las piernas y usa el impulso para subir la pesa a lo largo de la parte delantera de tu cuerpo hasta que esté por encima, con el brazo extendido recto.
  • Haz 15 repeticiones con cada brazo, moviéndote lo más rápido posible sin romper la forma.
  • Luego, súbete a una cinta de correr pero sin encender la máquina.
  • Sujeta los lados de la máquina para aprovechar y empuja la correa manualmente durante 20 segundos lo más rápido posible.
  • Repite este combo unas tres rondas en total.

Si estás en casa y no tienes una cinta de correr, intercambia por 20 segundos de sprints por el sitio.

Salto al cajón lateral + slam de balón medicinal

  • Párate a un lado de un cajón y sostén un balón medicinal en tu pecho.
  • Ponte en cuclillas ligeramente, luego salta el cajón hacia el otro lado y golpea la pelota contra el suelo. Si no puedes saltar tan alto, salta sin el cajón.
  • Vuelve al otro lado y repite el golpe.
  • Repite durante 30 segundos antes de descansar. Realiza este movimiento durante tres rondas en total.

Si estás en casa y no tienes una pelota medicinal, usa un cojín pesado.

Saltar a la comba con una pierna

  • Párate con las piernas separadas a la anchura de las caderas.
  • Pon todo tu peso en la pierna derecha y levanta el pie izquierdo del suelo.
  • A un ritmo constante y sostenible, salta la cuerda con una pierna.
  • Aguanta al menos 50 saltos, luego cambie de pierna.

¿No quieres saltar a la cuerda? Coge un rollo de papel higiénico y colócalo en el suelo. Salta sobre el rollo a una pierna, luego salta hacia atrás y haz 50 saltos con cada pierna. Como mínimo, siempre puedes pretender usar una comba invisible.

Subir al cajón con un saco de arena

  • Párate frente a un step o cajón de 30 a 60 cm, sosteniendo un saco de arena de 5-10 kilos.
  • Sube al cajón con el saco de arena frente a tu pecho o por encima.
  • Bájate y golpea el saco contra el suelo.
  • Ponte en cuclillas y recoge la bolsa.
  • Repite durante 30 segundos y haz tres rondas en total.

Si no tienes un saco de arena, llena una bolsa de la compra con una botella de agua o dos (o algo de ropa o bolsas de arena). Si desea evitar golpear algo contra el suelo, realiza una sentadilla en lugar de un golpe, sosteniendo el peso frente a usted.

Pasos de granjero + escaladores

  • Sostenga dos pesas pesas o kettlebells a los costados, los hombros hacia atrás y la espalda recta.
  • Da seis u ocho pasos hacia adelante.
  • Ponte en cuclillas para bajar las pesas.
  • Lleva tus manos al suelo y ponte en posición de una tabla alta, con las manos directamente debajo de tus hombros.
  • Haz escaladores llevando la rodilla derecha hasta el codo derecho y luego hacia atrás. Luego, lleve tu rodilla izquierda al codo izquierdo.
  • Alterna las piernas lo más rápido posible durante 15-20 segundos.
  • Vuelve a ponerse en cuclillas y levanta las pesas antes de volver a ponerte de pie.
  • Da seis u ocho pasos más y repite.
  • Realiza este movimiento durante cuatro o cinco rondas en total.

Hollow rockers

  • Túmbate sobre una esterilla y encuentra una posición hueca levantando los hombros del suelo y extendiendo los brazos por encima de la cabeza, con los bíceps a lo largo de las orejas.
  • Mantén las piernas estiradas, a unos 10 centímetros del suelo.
  • Balancéate hacia adelante y hacia atrás como una tortuga boca abajo, manteniendo el cuerpo rígido desde la punta de los dedos de las manos hasta los dedos de los pies.
  • Haz este movimiento entre 12 y 15 veces, en un total de unas cuatro o cinco rondas.

Este movimiento es astuto en el buen sentido. Evita hacer un quiebro en las caderas o mantener los hombros pegados al suelo. Es un ejercicio intenso especialmente bueno para irte a casa con un buen picor de abdomen, después de haberlo dado todo con los ejercicios anteriores.