Durante años, la gente ha incluido ejercicios básicos en su rutina de entrenamiento. Con el boom de las redes sociales, cada vez vemos a más personas en el gimnasio que apuestan por cosas cada vez más exóticas, con el fin de atacar a todos los músculos posibles. La evolución del trabajo del core ha sucedido exactamente así.

Al principio, la mayoría definíamos el core como una parte de nuestro cuerpo fundamental para mantenernos saludables y fuertes. Luego nos dimos cuenta de que el abdomen no puede ejercitarse por separado con distintos ejercicios. Y, por último, seguimos empeñados en conseguir un abdomen definido para ser más sexy.
Por supuesto, un estudio del Journal of Strength and Conditioning intenta hacernos ver cuáles son los ejercicios que realmente funcionan para fortalecer el core.

¿Serán las planchas el mejor ejercicio?

En esta investigación, los científicos analizaron todos los estudios ya disponibles que pusieron a prueba la actividad electromiográfica (EMG) de los músculos lumbares multífidos y el transverso del abdomen.
La prueba de la actividad EMG tan solo observa los impulsos eléctricos de los músculos. Cuanta mayor actividad eléctrica haya, más duros serán los músculos implicados.

En resumen, los científicos encontraron mucha basura y muy pocos estudios que sacaran en claro ninguna teoría. De los casi 3.000 estudios potenciales, encontraron solo diecisiete relevantes según sus criterios. Es decir, estudios de EMG en adultos saludables que realizan ejercicios que puede hacer cualquier persona en el gimnasio. Realmente, existe muy poca investigación sobre el tema, así que no te creas cualquier afirmación rotunda que escuches a tu alrededor.

Los diecisiete estudios concluyeron que de todos los ejercicios, ya sean abdominales, planchas, entrenamiento en superficie inestable, etc., los mejores para el core son: ejercicios básicos con peso libre que no apuntan directamente al core. Así que el peso muerto y el press de banca son casi mejores que tus abdominales o posturas de pilates.

Los músculos que los científicos eligieron son difíciles de desarrollar, y son justo el tipo de músculos que mantienen unidos tus entrañas; por lo que los resultados de este estudio tienen bastante lógica. ¿Entonces las sentadillas pueden ser también un buen ejercicio para el abdomen? Sin duda alguna.