En la búsqueda desesperada de la pérdida de grasa localizada, seguro que has buscado cómo puedes perder esos rollitos que te salen en la espalda. Desde ya te aviso que la grasa no podemos elegir de dónde se elimina, pero sí ayudaremos a una definición de los músculos con algunos ejercicios. Sé lo que es probarte un vestido y al darte la vuelta comprobar que el sujetador te divide en dos los michelines. ¡No estás sola, pero vas a tener que trabajar duro!

Pilates está muy infravalorado por la mayoría de la sociedad. No recuerdo en qué momento pasó a convertirse en una actividad para mujeres embarazadas y personas de la tercera edad; pero nada que ver con la realidad. Existen ejercicios de Pilates que pueden hacer que contraigas y tonifiques los músculos de esa zona. Hoy te enseñamos 5 ejercicios que puedes agregar a tu rutina de entrenamiento. Tan solo vas a necesitar una esterillla y un par de mancuernas.

Pulling Straps con mancuernas

En el vídeo se muestra cómo realizar el ejercicio con material específico de Pilates, pero suponiendo que lo harás en el gimnasio o en casa, haremos otra versión.

Acuéstate boca abajo, con las piernas juntas y los brazos extendidos a cada lado en forma de «T». Sostén tus mancuernas con los brazos estirados y levántalos a unos centímetros de la esterilla (con 2-3 kilos irá bien para un deportista experimentado). Lleva los brazos hacia tu cadera, a medida que alargas y levantas la cabeza y el pecho hacia arriba. Luego, vuelve a llevar tus brazos hacia el costado mientras bajas la espalda.

Side Bend

Acuéstate apoyado sobre un lado (como si fueras una sirena). Las rodillas se flexionan suavemente con el brazo de arriba apoyado sobre la pierna superior. Tu otra mano estará apoyada en la esterilla. Levanta la cadera mientras estiras las piernas, y eleva el brazo superior tan afuera (y sobre la cabeza) como puedas. Baja la espalda hasta la posición inicial.

Intenta visualizar que levantas las costillas inferiores hacia arriba y aprieta los oblicuos fuerte.

Flexión de serrato

Esta flexión no es como esperas. Coloca tu cuerpo en forma de tabla, apoyado sobre los antebrazos. Tus brazos estarán separados a la anchura de los hombros y paralelos como el número 11. Manteniendo la cadera en su sitio, sumerge tu pecho hacia el suelo y luego devuélvelo a tu posición inicial.

Los hombros no se tienen que levantar, así que piensa en tirar de tus brazos hacia tu cuerpo con un poco de presión. Tu core debe estar bien activado para controlar el movimiento y evitar dañar la columna vertebral.

Plancha Up & Down

Parte de una posición de tabla, apoyándote sobre los antebrazos y manteniendo el abdomen presionando hacia tu columna vertebral. Ahora coloca una mano en el suelo donde estaba el codo. Seguidamente, apoya la otra mano para pasar a posición de plancha. Vuelve a bajar hasta colocarte en posición de tabla. Hazlo lento para evitar que la cadera y la espalda se muevan demasiado.

Flexión + elevación de pierna

Comienza en posición de plancha, apoyado sobre la palma de las manos y separadas a la anchura de los hombros. Eleva un pie unos centímetros del suelo. Mueve el peso de tu cuerpo hacia adelante y hacia atrás, manteniendo el cuerpo fuerte en posición de plancha.
Piensa en arrastrar los hombros hacia abajo por la espalda para que todos los músculos de la zona grasa se activen. Ten fuerte los abdominales para que la espalda baja no se hunda ni se arquee.