Aunque la motivación sea la clave del éxito, esta se puede ver afectada por diferentes causas. Una de ellas es la monotonía o el aburrimiento cuando realizamos siempre el mismo entrenamiento. Hoy te traemos algunos ejercicios de plancha, para un abdomen de acero y una motivación indestructible.

Es posible que, al principio, la plancha te mantuviera súper enganchado. Aguantar medio minuto; posteriormente lograr el minuto de plancha; y más tarde superar tu récord. Si ya tienes dominada la técnica y te resulta muy sencillo mantenerte bien colocado y batir tus propias marcas, es hora de ser creativos.

Antes de nada, debes recordar la importancia de una postura correcta cuando realizas la plancha. Sea sobre manos, puños o antebrazos, el cuerpo debe permanecer alargado de pies a cabeza. Como si tiraran de un hilo colocado a ambos extremos de tu cuerpo. La cadera debe permanecer abajo y mantenerse; no subirla, formando una pirámide, conforme se va complicando el ejercicio. La mirada va hacia el suelo, y el cuello no se tensa ni cuelga, sigue la línea de la columna hacia el infinito.

3 Ejercicios de plancha para no caer en la monotonía

1.Plancha con brazo y pierna extendidos

Una vez tengas dominada la postura de la plancha, añade dificultad elevando un brazo y una pierna. De esta manera se reducen tus puntos de apoyo. Debes alzar brazo y pierna contrarios, para mantener la posición. De este modo, si despegas la mano derecha del suelo, deberás acompañarla por la pierna izquierda. Muy importante la respiración y la conciencia plena de la cadera abajo y el cuello alargado.  

2.Plancha con rodillas al pecho

Desde posición de plancha, debes flexionar las rodillas. Este es un ejercicio que permite adaptar la intensidad en función de la velocidad. Un poquito de cardio en tu plancha, la hará más completa y compleja. Varía tus series llevando las rodillas al mismo codo (rodilla derecha a codo derecho y viceversa); o rodilla al codo inverso (rodilla derecha cruza hacia codo izquierdo).

3.Plancha con saltos

Por último, puedes aumentar la dificultad como los auténticos profesionales. Una vez colocado en plancha, abre y cierra las piernas. ¿Cómo hacerlo? Tienes dos opciones. En primer lugar, desde la posición inicial, abre pie derecho, abre pie izquierdo, cierra pie derecho, cierra pie izquierdo, y repetimos. Si crees que estas a un nivel superior y puedes con todo, abre y cierra de un salto hasta cumplir con el tiempo de plancha que te hayas impuesto. ¿Fácil? ¡Pruébalo y nos cuentas!

Consulta los beneficios de practicar la plancha a diario