Muy posiblemente te esté descubriendo un nuevo material de entrenamiento, ¡y es que a mi me flipa! El Tornado Ball, o bola de tornado, es algo así como un balón medicinal con una cuerda que sale de su interior. Está diseñado para ser columpiado en diferentes ejercicios que puedan aumentar la fuerza y la flexibilidad de rotación, la fuerza total del cuerpo y del tren superior, la coordinación, el equilibrio y la agilidad.
Hoy te enseñamos tres ejercicios para que puedas hacerlo con este fantástico material. ¡Ojo! No es lo mismo que atar una cuerda a un balón, ya que corres el peligro de que salga disparado. En Amazon puedes encontrarlos desde 30€, dependiendo del peso que elijas.

Aprende a agarrar el Tornado Ball

Antes de empezar, y para mayor seguridad, revisa que tienes un buen agarre del Tornado Ball. Elije cuál será tu mano dominante, y con esa sujeta la cuerda ligeramente por debajo del extremo, con el pulgar apuntando hacia la pelota. Con la otra mano, envuelve dos veces la cuerda alrededor de la muñeca de la mano dominante. Luego, suelta el extremo de la cuerda de tu mano dominante y sujétala justo debajo del segundo lazo sobre tu muñeca.

Rotaciones de hombros

Las rotaciones de hombros están diseñadas para fortalecer los hombros y aumentar la flexibilidad en la rotación. Son de menor intensidad que la mayoría de los ejercicios de con Tornado Ball, por lo que son una perfecta primera toma de contacto para sentirte cómodo con el material y calentar. Asegúrate de estar a una distancia considerable de cualquier persona u objeto antes de comenzar.
Con cualquiera de las dos manos, gira la pelota a un lado en un círculo continuo. Tu brazo debe subir completamente para apuntar directamente al cielo en el punto superior de la rotación, y luego debe apuntar hacia el suelo en el punto inferior de la rotación.

Empieza despacio y aumenta gradualmente la velocidad hacia una intensidad cómoda. Después de unos 30 segundos, cambia a la otra mano y repite, teniendo en cuenta que debes reanudar el agarre. Luego de otros 30 segundos, agarra tu mano dominante con tu mano libre y, utilizando ambos brazos, gira la pelota en forma de ochos delante tuya. De nuevo, aumenta gradualmente la velocidad durante 30 segundos. Al terminar, descansa.

Wall Chop

Golpear la pared es un ejercicio básico con el Tornado Ball, pero es tan intenso que no deberías hacerlo durante más de 10 segundos seguidos. Coloca tu espalda apoyada en un muro resistente a los golpes (pregunta en tu gimnasio antes), y separa un poco los talones de la pared. De nuevo, asegúrate de que no haya nadie a tu alrededor.

Sujeta la cuerda adecuadamente, y agarra tu mano dominante con la otra mano. Cuando estés listo, gira la pelota tan fuerte y rápido como puedas hacia un lado y hacia el otro. Mantente durante 10 segundos. La pelota rebotará en la pared, por lo que te ayudará a mantener un ritmo veloz, y deberías poder sentir la fuerza centrífuga de la pelota en cada golpe. Conforme avances en los movimientos, mantén la cabeza y la parte inferior del cuerpo orientados hacia adelante; tan solo tu torso debe girar con cada giro.

Slams de rodillas

En este ejercicio necesitarás una esterilla o colchoneta para apoyar tus rodillas de manera cómoda. Sujeta la cuerda adecuadamente y coge tu mano dominante con la otra mano. Comienza con la pelota parada cerca de tu pie a un lado. Cuando estés listo, levanta la pelota por encima de tu cabeza para que toque el suelo en el otro lado. En el rebote, gira el balón hacia delante para que golpee delante tuya, en una extensión completa. Después gira la pelota el otro lado. Mantén girando en este patrón triangular durante 10 segundos.