Realizar entrenamiento de fuerza puede ser bastante difícil de iniciar, sobre todo si nos sentimos intimidados por el material. Son muchos los que deciden evitarlo, sobre todo cuando se trata de entrenar los brazos. Para muchos deportes es necesario tener un tren superior fuerte, por lo que no deberías huir de su ejercicio. Además, las rutinas de fuerza ayudan a prevenir la artritis, osteoporosis, problemas de corazón, obesidad, diabetes y depresión.

A continuación te desvelamos algunos ejercicios clave para entrenar tus brazos, aun siendo lo que menos te guste hacer. Recuerda que en todos debes tener los hombros rectos y el abdomen fuerte.

Press de mancuernas en el suelo

Acuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas, los pies apoyados en el suelo y las mancuernas con ambas manos a la altura del pecho. Lleva las pesas hacia arriba y luego bájalas hasta el pecho, haciendo que los codos toquen el suelo. Asegúrate de juntar los omóplatos (escápulas) cuando vuelvas a bajar.

Remo lento en TRX

Pon las correas del TRX con los mangos a la altura de tu cadera. Colócate en el centro, agarra los mangos con las palmas enfrentadas e inclínate hacia atrás con los brazos completamente estirados. Si lo quieres más intenso, colócate más paralelo al suelo.  Para hacerlo más difícil, camine más cerca del punto de anclaje. Activa los hombros y la espalda para empujar el pecho hacia las asas, luego baja lentamente.

Bent Over

Ponte de pie, con los pies separados a la anchura de las caderas y las rodillas un poco flexionadas. Lleva tu cadera hacia atrás y baja el tordo hasta que quede casi paralelo al suelo. Mantén los brazos rectos cuando tengas doblada la cadera para que las mancuernas cuelguen hacia abajo. Dobla el codo izquierdo para elevar la mancuerna izquierda hacia la costilla izquierda. Baja y repite con el brazo derecho.

Flexiones elevadas

Coloca las manos sobre un banco con los brazos rectos, los hombros sobre las muñecas y el core fuerte para que el resto de tu cuerpo forme una línea recta. Dobla los codos para bajar el torso hacia el banco, y presiona de nuevo hasta la posición inicial.

Plancha lateral con elevación de pierna

Colócate en posición de plancha lateral, con el antebrazo apoyado en el suelo y el codo justo debajo del hombro. Aprieta tu glúteo y eleva la cadera. Levanta la pierna y bájala durante 30 segundos. Controla que tu glúteo no está hacia afuera, sino que mantiene la linea recta con tu cuerpo.