Trabajar el core de forma específica es muy necesario por muchos motivos. Cada vez es más frecuente emplear este término en el ámbito deportivo. Y es que éste constituye el centro de nuestro cuerpo y tiene unas funciones muy importantes. Te proponemos 3 ejercicios para un core de hierro.

Por qué realizar ejercicios de core

El core engloba la musculatura de la parte central de nuestro cuerpo, por ello, mantenerlo fuerte es muy importante por muchos motivos. Cuestiones como la estabilidad, el equilibrio, la capacidad de contracción ante caídas o golpes… son algunas de las ventajas que presenta un cinturón abdominal trabajado. Además, éste mejora la postura corporal evitando lesiones, dolencias e, incluso, ayudando a mejorar la respiración durante el ejercicio.

3 Ejercicios para fortalecer el core

La “V” o “Theaser”

Se trata de un ejercicio muy utilizado en el método Pilates por su gran eficacia para el fortalecimiento del core. Es un ejercicio muy apropiado para trabajar la disociación y el equilibrio estático.

  • Tumbado en el suelo boca arriba, asegúrate de que tu colocación es correcta. Controla especialmente la curvatura de la zona lumbar, activa el abdomen y no tenses los hombros ni el cuello. A continuación, al mismo tiempo que inhalas, lleva las piernas y el tronco arriba, formando un ángulo de 45 grados entre ambas partes, como si fuera una “V”. Los brazos, que en la posición inicial permanecen alargados junto al cuerpo, sirven de impulso al subir y quedan alargados hacia adelante por fuera de las piernas, con las palmas de las manos enfrentadas.
  • Aguanta 15 segundos en esta posición y, redondeando la columna, vuelve de forma controlada a la posición inicial. Repítelo 8 veces.

La tijera o “Scissors”

Es otro ejercicio muy frecuente en Pilates que tiene la posibilidad, como la mayoría de ellos, de variar la intensidad en función de la condición física de cada persona.

  • Tumbado boca arriba con la postura correctamente controlada, mantén los brazos alargados junto al cuerpo con las palmas de las manos hacia abajo. A continuación, eleva una pierna estirada en un ángulo de 90 grados con respecto al suelo. La pierna que se queda abajo, se eleva unos centímetros, despegándose de la superficie. Activa el abdomen y empieza a alternar las piernas arriba y abajo.
  • Para una mayor intensidad, realiza el mismo ejercicio manteniendo el torso elevado hasta el vértice de las escápulas. Ten cuidado con no tensionar demasiado el cuello, la fuerza se ejerce desde el abdomen. Aguanta 30 segundos y baja de forma controlada. Repite 4 veces.

Plancha sobre Fitball

Se trata de un ejercicio muy bueno para el fortalecimiento del core ya que la inestabilidad del balón permite trabajar de una forma muy profunda.

  • Ponte en posición de plancha con los brazos sobre el fitball. Asegúrate de mantener una línea desde los pies hasta la cabeza, proyectando la recta de forma infinita. Mantén el abdomen activo y estabiliza el ejercicio de manera que, si alguien te empujara, no lograra hacerte caer.
  • Aguanta un minuto y descansa. Repite 4 veces.