No serás el primero ni el último en quejarte de que no tienes tiempo durante el día para entrenar, y que el único momento disponible es la noche. Corre el rumor de que hacer ejercicio antes de ir a dormir evita que descansemos correctamente por culpa de la excitación. Así que hemos investigado un poco hasta encontrar una reciente revisión de estudios que examina si eso es cierto.

¿Influye en el descanso? Sí, pero positivamente

El Instituto de Ciencias del movimiento Humano y Deporte de Zurich (Suiza) es el que ha publicado la revisión en la revista Sports Medicine. Y para sorpresa de todos: el ejercicio por la noche influye de manera positiva. Por lo que cualquier afirmación que diga lo contrario es falsa. Los investigadores estudiaron y analizaron 23 estudios que controlaban el sueño después de hacer ejercicio físico. Así fue como se demostró que los voluntarios que habían practicado alguna actividad por la noche, incluso media hora antes de irse a la cama, lograban el 21’1% del tiempo dormidos en fase de sueño profundo, mientras que los que no se ejercitaron solo pasaron el 19’9%.

Es cierto que no existe una gran diferencia entre los dos tipos de voluntarios, pero sí es significativa para la recuperación física de los deportistas. Aun así, los investigadores recomiendan que debemos tener en cuenta nuestras capacidades y escuchar al cuerpo. Si después de hacer deporte nos cuesta conciliar el sueño, deberíamos entrenar a horas más prontas. Haz como yo, madruga y actívate desde primera hora de la mañana.

¿Cualquier intensidad de ejercicio es válida?

Evidentemente, la revisión de estudios desvela que no cualquier intensidad es favorable para entrenar de noche. Hacer un ejercicio de manera intensa, una hora antes de acostarnos, sí puede tener un efecto negativo en la calidad del sueño. Tan solo en uno de los estudios revisados se destacó este factor, el cual podría ser el motivo por el que no se disfrute de un sueño reparador. Al entrenar de forma muy intensa, con tan poco margen para ir a dormir, el ritmo cardíaco sigue acelerado y no favorecerá al buen descanso. El corazón palpita 20 latidos más que en reposo, incluso una hora después de terminar.

Pero si tan solo vas a entrenar a una intensidad suave o moderada, tu sueño no se verá afectado de manera negativa. Recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos 150 minutos de ejercicio físico moderado a la semana. Para saber si estás haciendo una alta intensidad, tan solo tendrás que fijarte en si puedes hablar mientras entrenas. En caso de no poder, estarás haciendo ejercicio intensamente.

¡No te pierdas los mejores gadgets para entrenar de noche y ser totalmente visible!