La zona de los muslos es una de las que más preocupan. Muchas personas acuden al gimnasio, o se machacan a repeticiones de determinados ejercicios, con la intención de reducir la grasa en los muslos. Sin embargo, perder grasa en una zona localizada, no consiste en desfallecer trabajando únicamente esta parte.

Los muslos son una de las partes del cuerpo en las que la grasa se instala y con más fuerza. Una alimentación adecuada, la actividad física requerida y los siguientes consejos, te pueden ayudar a mejorar el aspecto de tus piernas y glúteos.

A todos nos gustaría que, poder eliminar la grasa localizada, consistiera en trabajar esa zona en concreto, pero no funciona así. Es decir, si quieres perder grasa abdominal, no lo harás simplemente por hacer muchas abdominales. La grasa corporal se pierde de una forma progresiva y proporcionada en todo el cuerpo. Con lo cual, unos hábitos activos y el ejercicio físico de forma equilibrada, serán más útiles en este contexto.

Consejos para quemar la grasa en los muslos

Para lucir unas piernas bonitas, trabajadas y cuidadas debes tener en cuenta diferentes factores. Es muy importante que prestes atención a tu entrenamiento, la frecuencia del ejercicio, la dieta y los cuidados adicionales. Por ello, márcate un reto y proponte lograrlo.

Alimentación

Consulta con un nutricionista o profesional que te pueda ayudar a realizar un plan de alimentación adecuado. Es posible que debas reducir la ingesta de calorías para que tu cuerpo pueda recurrir a las reservas de grasa. Recuerda contar siempre con una opinión experta, antes de tomar medidas por tu cuenta.

Metabolismo activo

Respeta las 5 comidas diarias con el objetivo de mantener activo tu metabolismo. Éstas deben ser equilibradas y saludables. No te dejes llevar por tentaciones y mantente firme en tu objetivo.

Ejercicio de cardio

Empieza a introducir una carrera, unos largos en la piscina, o cualquier otra actividad con la que te sientas a gusto. Realiza ejercicio cardiovascular a diario durante, al menos, 40 minutos a una intensidad media alta. Si no estás acostumbrado, tómate tu tiempo de adaptación, es muy importante.

Gimnasio

Y ahora sí, trabaja de una forma específica con máquinas en el gimnasio. Habla con un monitor de sala que te pueda aconsejar sobre las que más te convengan y te ayuden en tus metas.

Masajea la zona

Puedes acudir a centros especializados para que te realicen algún tratamiento, o masajearte tú mismo en casa. Utiliza aceites vegetales y trabaja la zona de forma circular y ascendente durante unos 10 minutos.