Si nunca has hecho abdominales y estás pensando en incluirlas en tu día a día, debes tener en cuenta algunos aspectos. Lo primero que tienes que saber, es que ejercitar tu abdomen es muy importante para prevenir ciertas lesiones, más allá de aspectos estéticos. Así que, toma nota y, ¡ponte a ello!

Cualquier medida que adoptes para mejorar el estado de tu condición física y tu salud es, sin duda, un acierto. Y es que practicar ejercicio físico y llevar adelante una vida activa es imprescindible. Por ello, si no puedes ir al gimnasio por falta de tiempo o cualquier otra cuestión, incluir estas rutinas en casa es ideal. Si empiezas desde cero en el mundo de las abdominales, tranquilo, es muy sencillo y no te aburrirás. Existe una gran variedad de ejercicios para trabajar de forma completa la musculatura abdominal.

Consejos para empezar a trabajar las abdominales

En primer lugar, debes tener en cuenta que eres principiante y, por ello, no puedes hacer ciertos ejercicios a lo loco. Tu cuerpo necesita un proceso de adaptación y tener espacio para descansar. Por ello, empezar con tu rutina de 2 a 3 días por semana estaría bien. Poco a poco habrás adquirido la experiencia necesaria para evolucionar.

Busca un espacio adecuado en casa, donde puedas colocar tu esterilla y te sientas con la suficiente amplitud como para no estropear el movimiento. Recuerda que, para ser constante, es necesario que el lugar donde practiques tenga cierto atractivo o, al menos, cierta comodidad. De lo contrario, te supondrá una obligación y te hará desistir antes de tiempo.

Si tienes alguna dolencia física, es recomendable que acudas a tu médico para que pueda valorar si estás en condiciones de empezar a hacer este tipo de ejercicios. Si dudas con respecto a alguna molestia, es mejor que te quedes tranquilo recibiendo el visto bueno del doctor.

Recuerda que hay muchos tipos de ejercicios para trabajar las diferentes zonas del abdomen. Por ello, entusiásmate con la idea, busca información que te motive e intenta variar cada día realizando distintas alternativas para no aburrirte ni saturarte.

Llevar correctamente la respiración es garantía de éxito. Así que, a medida que vayas practicando, aprende a prestar mucha atención a ésta. Bajo ningún concepto aguantes la respiración. Asimismo, asegúrate de no cargar toda la tensión sobre tu cuello. Éste se encuentra libre en todo momento. La fuerza se ejerce desde el abdomen, aunque al principio te cueste.

Haz clic aquí para ver algunos ejercicios de abdominales.