A pesar de que existe cierto debate en el mundo del ejercicio funcional sobre si las paradas de las manos, las caminatas y las flexiones deben considerarse movimientos funcionales, diría que en realidad no importa. Básicamente, porque la gente quiere aprenderlos. Son un buen truco para mostrar en Instagram, son satisfactorios de aprender y te hacen sentir joven y ágil cuando los haces (si te vuelves competente, claro). Hacer el pino no requiere fuerza o movilidad, si no conciencia del cuerpo.

Las personas se ponen boca abajo, pero luego se asustan porque no tienen idea de cómo mantenerse. Por lo tanto, ganar conciencia corporal es el primer paso para estar cómodo al revés. A continuación te enseñamos cinco ejercicios progresivos en los que enfocarse para desarrollar esa conciencia corporal.

Isométrico invertido en cajón

Durante una parada de manos en un cajón, tus pies permanecen en la caja mientras te inviertes. Son un excelente punto de partida para ponerte boca abajo, ya que te mantendrán un poco más seguro y estable que una parada de manos completa contra una pared.

Cuando estés en esta posición, pasa de 5 a 10 segundos presionando tus manos contra el suelo para tener una idea de qué tienes bajo la palma, y luego un par de segundos más para llevar lo más posible tu columna vertebral hacia el techo y aguantar.

Asegúrate de que tu cuerpo esté lo más invertido (vertical) posible en ese momento. Es útil grabarte en vídeo para ver si tu torso está vertical.

Cambio de peso en cajón

Más allá de saber cuál es el camino hacia arriba y hacia abajo, también debes conocer a tu izquierda y a tu derecha si deseas caminar sobre las manos. Y, sin duda, necesitas poder mover tu peso corporal del lado izquierdo al lado derecho mientras camina. Estos cambios de peso son excelentes para enseñar esto.

La idea aquí es mover tu peso hacia un lado de tu cuerpo y luego levantar suavemente la otra mano a escasos centímetros del suelo. Luego cambia la otra dirección y levante la otra mano.

Golpecitos de hombro

Estos son un poco más avanzados que el cambio de peso. Esta vez, en lugar de levantar la mano a pocos centímetros del suelo, levanta la mano y toca el hombro. Esta también es una excelente manera de generar equilibrio y control para hacer el pino.

Cambios de peso en parada de manos

Aunque puedes hacer esto con la espalda mirando hacia la pared o de espalda, es preferible que sea con tu frente hacia la pared, ya que te obliga a ponerte en una mejor posición de parada de manos. Por lo tanto, si puedes caminar por la pared o dar una vuelta hasta la pared, es preferible.

Si los está haciendo con la frente hacia la pared, concéntrate en mantener solo los dedos de los pies y la nariz tocando la pared. Si los está haciendo con la espalda hacia la pared, concéntrate en estar en una posición perfecta del cuerpo y alargar la columna todo lo que puedas.

La idea aquí es la misma que los cambios de peso en la caja, solo que ahora estás en una posición de parada de manos completa.

Golpecitos de hombro en posición vertical

Igual que el anterior: puedes hacer esto con tu frente hacia la pared o con tu espalda contra la pared. En cualquier caso, concéntrate en una posición de parada de manos perfecta y en moverte lentamente con control mientras cambias tu peso y levantas la mano para golpear tu hombro al igual que lo hiciste en los toquecitos invertidos en caja.