Los burpees se han ganado un gran respeto entre deportistas y entrenadores. Algunos lo usan como forma de castigo (yo siento un amor-odio por ellos), y otros lo consideran un reto de fortaleza. Un estudio publicado en el Journal of Strength and Conditioning Research quiso saber si los burpees están realmente a la altura de un entrenamiento intenso.

Ciclismo vs Burpees

Casi todo el mundo sabe realizar un burpee. Tan solo tienes que partir de la posición de pie, realizar una sentadilla, poner las manos en el suelo, extender las piernas, hacer una flexión y volver arriba con un salto. Es simple, ¿verdad? Cuéntame las sensaciones cuando llevas más de 10.

En la investigación, los científicos compararon los burpees con el ciclismo, que te preguntarás qué tienen que ver. Cuando pensamos en ejercicio de cardio, los más comunes son correr, ciclismo y natación; viendo el ciclismo el más exigente para los principiantes. Pasa de un ritmo cardíaco de 150 pulsaciones por minuto no es tan difícil si tan solo trotas, pero la cosa cambia cuando debes mantenerlo en una bicicleta y no estás acostumbrado.
Además, el ciclismo tiene beneficios para el cuerpo que eran interesantes de comparar con los burpees.

Los participantes realizaron dos planes diferentes en orden aleatorio y separados por unos pocos días. En uno se hacían intervalos en una bicicleta estática: cuatro series de durante 30 segundos de trabajo y 4 minutos de descanso. El descanso se tomó como recuperación activa.
En el otro plan se usó el mismo nivel de actividad y descanso, pero en vez de entrenar en una bicicleta, realizaron burpees. El descanso activo en este caso era andar.

Resultados bastante parecidos

En ambos grupos las frecuencias cardíacas y el VO2 máximo fueron bastante parecidos. De forma fisiológica, la mayor diferencia se encontraba en la respuesta al ácido láctico, que era mucho mayor cuando se montaba en bicicleta. Así que los burpees podrían haberse realizado durante más tiempo a pesar de tener un efecto cardiovascular muy parecido.

Según el estudio, los voluntarios no eran profesionales del ciclismo me tenía de experiencia, pero se había dedicado a la calistenia. El ciclismo suele tomar más tiempo para que nuestro cuerpo se adapte a la resistencia, por lo que si en el estudio hubieran participado deportistas acostumbrados al ciclismo, posiblemente si hubieran encontrado diferencias mayores. En el caso de los burpees, no se podría decir si pasaría lo mismo.

Los burpees, el gran vencedor

Algo que llamó mucho la atención a los investigadores es que los burpees se consideraban más fáciles que el ciclismo. Quizá no te parezca tan importante, pero la relación entre el esfuerzo realizado y el beneficio cardiovascular es el factor determinante para conocer si un atleta está trabajando duro en su ejercicio de cardio.

Los ciclistas experimentados obtienen diferentes efectos en el entrenamiento, ya que la tasa de esfuerzo es mucho más grande. Para los principiantes, el ciclismo es mucho más difícil tanto para los factores cardiovasculares como para la frecuencia cardíaca.

Según esta investigación, los burpees te aportan la intensidad que necesitas para mejorar tu estado físico. Por lo que si tienes poco tiempo o un espacio muy limitado, este ejercicio mejorará tu rutina de cardio y obtendrás mayores beneficios.