Body power, un deporte de bajo impacto

Body power, un deporte de bajo impacto

Sofía Pacheco

El body power es una actividad que se ha puesto muy de moda en los últimos meses. Y no nos extraña, ya que se trata de un ejercicio intenso y con el que ponemos en marcha todo el cuerpo mejorando el sistema cardíaco.

El body power es una actividad muy completa que nos ayuda a tonificar nuestros músculos a la vez que realizamos cardio. Consiste en fusionar dos modalidades deportivas y está lleno de beneficios para nuestra salud.

Una actividad de bajo impacto, pero que no es apta para cualquiera. A lo largo de este texto explicaremos en qué consiste, cómo se practica y quién no debería entrar en una clase de body power.

¿Qué es?

El body power también se le conoce como power gym y es una interesante mezcla entre el aerobic clásico de toda la vida y las pesas. Una potente actividad de cardio que no dura más de 45 minutos y con la que trabajamos todos los grupos musculares, y conseguimos moldear y tonificar nuestro cuerpo, aumentar la fuerza, perder grasa y aumentar la resistencia física.

Durante las clases de body power usaremos discos, barras, steps, mancuernas, cintas, y todo tipo de accesorios para realizar completos ejercicios. En estas clases de body power suele haber un instructor que guía el ritmo, como pasa en las clases de aerobic con una música de fondo. Son clases divertidas en las que solo se paran unos pocos segundos para recuperar aliento y beber agua.

Es un ritmo frenético que nos aporta resultados en muy pocas semanas, siempre y cuando lo mezclemos con un estilo de vida saludable donde se incluya una alimentación variada y saludable.

Con cada ejercicio que realicemos conseguiremos ejercitar partes tan claves e importantes de nuestro cuerpo como piernas, brazos, espalda y abdominales. Un esfuerzo físico a la altura de muy pocos, ya que más adelante diremos que no cualquier hombre o mujer puede acceder a estas clases.

Una clase de body power

Cómo se practica

Para practicar body power o body gym, tan solo tenemos que acercarnos a un gimnasio y preguntar por estas clases. La otra opción es comprar los accesorios básicos y usar vídeos de YouTube. Los accesorios básicos con steps de diferentes alturas, barras, discos de diferentes pesos, mancuernas, cintas de resistencia, etc.

Por norma general son clases colectivas y no suelen durar más de 45 minutos, dada su intensidad elevada. Los ejercicios básicos y más repetidos son sentadillas, zancadas, flexiones, extensiones de piernas, levantamiento de pesas, abdominales, flexiones del tronco, ejercicios para el suelo pélvico, etc.

La clase comienza con un calentamiento de unos 10 o 15 minutos, continua con un entrenamiento muy intenso de una duración de 25 o 30 minutos y finalmente una sesión completa de estiramientos. Se recomienda, para obtener mejores resultados, que hagamos body power mínimo 2 veces a la semana y un máximo de 4 veces. Lo más recomendable es intercalar este entrenamiento intenso con natación, running, pesas libres, ejercicios de flexibilidad, etc.

Beneficios

Algunos de los beneficios ya los hemos chivado en apartados anteriores, pero ahora vamos a profundizar en los principales y los que todo el mundo destaca cuando realizan clases de body power o body gym durante varias semanas.

Más autoestima y confianza en sí mismos

Realizar cualquier deporte ayuda a mejorar nuestro estado anímico y psicológico reduciendo los niveles de ansiedad y depresión y quemando todo el estrés y el nerviosismo acumulado de todo el día.

Si al hecho de hacer deporte, le sumamos la música, el ritmo frenético y trabajar rodeados de otras personas, nuestros niveles de serotonina se disparan. Además, al mejorar nuestra imagen personal, también ganamos más confianza en nosotros mismos y podemos ayudar a otros a sentirse igual de bien.

Pérdida de peso

En cada sesión perdemos una media de entre 500 y 600 calorías, además, al trabajar todos los grupos musculares conseguimos mejorar nuestra figura. Con esta bajada de peso, mejoramos nuestra condición física y nos alejamos de problemas tan serios como a la tensión arterial alta, la diabetes, el colesterol, etc.

Además, bajar de peso mejora la salud de nuestras articulaciones y al vernos conseguir nuestro objetivo, también mejora nuestro estado de ánimo y autoestima, tal y como decíamos anteriormente.

Fortalece huesos y músculos

El body power es una actividad de bajo impacto o casi ninguno con la que conseguimos fortalecer nuestros huesos gracias al trabajo intensos de nuestros músculos, además mejoramos la flexibilidad y la salud de los tendones, articulaciones y cartílagos.

Los huesos tienen un escudo y ese escudo son los músculos, cartílagos, tendones, etc. Si toda esa amalgama está sana y tenemos buena masa muscular, nuestros huesos están fortalecidos y así evitamos roturas y lesiones que pueden surgir de caídas, golpes tontos, resbalones, empujones, etc.

¿Acaso hay un músculo más importante que el corazón? Con estos ejercicios de intensidad moderada y alta logramos mejorar nuestra resistencia, de forma que aumentamos la salud cardiovascular.

Un homnbre haciendo body power

Mejora la coordinación

Partiendo de la base de que nuestros huesos estarán más protegidos, si encima mejoramos considerablemente la coordinación mano – pie que es tan básica para el ser humano, evitamos caídas, esquinces, malas posturas, mejoramos los reflejos y la actividad cerebral a la hora de tomar decisiones rápidas en caso caídas e incluso al ser ejercicios funcionales, vana mejorar nuestro día a día, como el hecho de agacharnos a recoger algo o aguantar más tiempo jugando con los sobrinos.

Quién no puede practicarlo

El body power o body gym no es apto para todos, partiendo de la base de que se recomienda una edad mínima de 16 o 18 años para empezar, ya que el uso de pesas puede influir en la altura de los adolescentes tras provocar atrofia de los cartílagos de crecimiento.

Tampoco es apto para quienes padezcan presión arterial alta, colesterol muy alto, problemas cardíacos o sobrepeso. Antes de entrar en esta clase, hay que mejorar las condiciones físicas y de salud, para hacer frente a este duro entrenamiento de cardio.

Si padecemos problemas de cervicales o lumbares, sin importar nuestra edad, no es buena idea practicar body power. Si la dolencia es mínima o inexistente, pero hay una leve lesión, los ejercicios se pueden adaptar. Pero en el caso en el que haya dolor, lo mejor es elegir otro tipo de entrenamientos.

Las embarazadas, sin importar la etapa del embarazo, no deberían entrar body gym, dado el riesgo que supone para ellas y el futuro bebé.

¡Sé el primero en comentar!