Tal vez llevas un tiempo pensando en apuntarte a alguna actividad que te permita alcanzar la relajación. El estrés del día a día, la dura rutina o las jornadas interminables te están demandando un poco de tiempo. Seguro que, llegado a este punto, te has preguntado eso de: ¿Yoga o Pilates? Pues bien, ¡te lo vamos a complicar un poco! Y es que deberías plantearte, tal vez, incluir la práctica de Body Balance entre tus alternativas. ¿No sabes qué es? ¡Te lo contamos!

¿Qué es el Body Balance?

El Body Balance unifica las bases del Yoga, el Tai Chi y el Pilates, con el objetivo de obtener el equilibrio tan necesario entre cuerpo y mente. Por ello, en casos de estrés es muy recomendable. Actualmente, se considera una de las actividades más completas para lograr la armonía de nuestro ser. A través de la música, incide en la postura corporal, la respiración y la flexibilidad, convirtiéndose en una disciplina muy completa. Para llevar a cabo la práctica de Body Balance, no es necesario tener conocimientos previos. Ésta, trabaja de una forma muy progresiva y se adapta a cada persona en función a sus posibilidades y condición física. Además, se puede trabajar aun teniendo algún tipo de patología, lesión o, incluso, durante el embarazo. Deberás, eso sí, pedir el consentimiento de tu médico antes de iniciarte en cualquier práctica, teniendo algún tipo de dolencia. Es muy importante notificar siempre al instructor o instructora, para que pueda darte las pautas que necesitas saber.

practicando Body Balance

Beneficios de practicar Body Balance

Como ocurre con otras disciplinas enfocadas a la atención del trabajo mediante la respiración, el Body Balance te aporta un estado de unión, cuerpo- mente, muy bueno para alcanzar el bienestar. Las sesiones trabajan las distintas zonas corporales de una forma intensa, acompañada de momentos de relajación. Es el complemento perfecto para adquirir todos los beneficios y alcanzar la armonía.

  • Mejora de la flexibilidad: Un aumento de tu flexibilidad muscular te dota de una mayor comodidad en tu día a día. Además, te aporta agilidad y una mayor amplitud del movimiento.
  • Corrige la postura corporal: Notarás, especialmente si trabajas sentado muchas horas, que tu postura mejora. De esta manera evitas dolores y sobrecargas.
  • Quema calorías: Los momentos en los que se realizan ejercicios de una mayor intensidad, trabajan tu capacidad de resistencia, queman calorías y se siente de una forma más evidente el trabajo a nivel físico. Además, de esta forma, se trabaja la y mejora la salud cardiovascular.
  • Aporta equilibrio y bienestar: La combinación entre intensidad y relajación activa, aporta una gran sensación de calma y consciencia corporal y mental. Atender la respiración, es algo a lo que no acostumbramos a lo largo de nuestros días. Por ello, es necesario detenerse a ver qué está pasando dentro de nuestro cuerpo.
  • Aumenta la capacidad de concentración: Un mayor estado de equilibrio y fortaleza física y emocional, se traduce en un aumento de la concentración y la agilidad mental. Ésta, a su vez, genera sensaciones positivas, por lo que entramos en un círculo muy potente para una buena salud.
  • Tonifica la musculatura: Además de alcanzar el bienestar mental, notarás cómo se fortalece y tonifica la musculatura. Por ello resulta una actividad súper completa y recomendable.