En la actualidad, disponemos de un sinfín de actividades diferentes en los gimnasios y salas deportivas. Por ello, encontrar la que más se adapta a nuestras necesidades y gustos, es más sencillo. Si bien es cierto que quizá tengas que probar muchas hasta dar con tu favorita, te aseguramos que la acabarás encontrando. Por ejemplo, ¿alguna vez has practicado una clase de Step?

No encontrar la disciplina que te llene, no debería ser jamás una razón para dejar de estar en movimiento. Y es que hay tantas modalidades diferentes, que es cuestión de tiempo que acabes dando con la que más te guste y te motive. Nunca se es demasiado mayor para empezar.

Practicar ejercicio físico es importantísimo para gozar de una buena salud física y mental. Además, te ayuda a mantenerte en tu peso adecuado y te aporta vitalidad y actividad. Es una excelente manera de liberar las tensiones cumuladas y alivia el estrés. Resulta incluso terapéutico a la hora de tratar dolencias emocionales como la depresión, la ansiedad, los nervios, el insomnio… Siendo tantos los beneficios, ¿por qué no empezar?

Beneficios de practicar ejercicio con el Step

Una clase de Step, consiste en una serie de movimiento y coreografías al ritmo de una música previamente seleccionada. Se imparten de forma colectiva y, para complementar los movimientos, se utiliza una plataforma o escalón llamado “step”. Tiene un soporte antideslizante y la altura dependerá de cada persona en función de la dificultad que quiera aportar al ejercicio. Y es, precisamente, por el empleo de este material, que la clase recibe el nombre Step.

Beneficios:

  • Mejora el rendimiento cardiovascular
  • Ayuda a perder grasa y moldear la figura
  • Tonifica el cuerpo en general, especialmente, glúteos y piernas
  • Aumenta la capacidad de resistencia y flexibilidad
  • Ayuda a eliminar las tensiones acumuladas, el estrés y la ansiedad
  • Favorece la capacidad de coordinación
  • Ideal para fortalecer el cinturón abdominal
  • Mejora la concentración y la memoria
  • Bajo riesgo de lesión
  • Aumenta la confianza y la seguridad en uno mismo
  • Permite una adaptación progresiva al ejercicio, ya que puedes aumentar la intensidad

Conociendo todas estas ventajas, ya puedes animarte a probar una clase. No te preocupes si, al principio, no te notas familiarizado con el step, todo requiere su tiempo. Una vez hayas dominado la técnica, te moverás sobre él como pez en el agua.