Practicar natación aporta una cantidad de beneficios para la salud. Sus aportes positivos van más allá de lo físico, siendo una disciplina que favorece la salud mental y la liberación de estrés. No es de extrañar que ésta sea considerada como una de las actividades deportivas más completas que hay.

Aunque la natación es un deporte acuático, hoy en día es posible practicarlo durante todo el año. Esto la convierte en una opción excelente para aquellos que disfrutan bajo el agua. Si llevas un tiempo dándole vueltas a zambullirte en la piscina y aprender unos cuantos estilos, deja de dudar y anímate. A continuación, te contamos todos los beneficios que ésta te aporta. ¡Seguro que no te puedes resistir!

Beneficios físicos de practicar natación

La natación es uno de los deportes más completos y saludables que podemos encontrar, ya que requiere de la movilización de la totalidad de la musculatura para poder emprender la marcha. Nadar a un ritmo constante durante, al menos, media hora, ayuda a activar el metabolismo y favorece la quema de grasa. Además, ayuda a mejorar el estado de resistencia pulmonar, ya que es una actividad cardiovascular con grandes beneficios para la salud de tu corazón. Es ideal para tonificar el cuerpo y mantener una condición física óptima.

Asimismo, nadar es una actividad sin riesgo de impacto por lo que resulta menos lesiva que otras. Tus articulaciones salen beneficiadas ya que no deben cargar con el peso de tu cuerpo. Además, la natación está muy recomendada en personas con problemas o dolores de espalda. Ésta favorece la postura corporal y sirve de rehabilitación en algunas lesiones. La natación favorece la circulación sanguínea y ayuda a mantener tu salud cardíaca en buen estado.

A nivel muscular, este deporte implica la totalidad de la musculatura. No obstante, y dominando la técnica correctamente, puedes centrar la intensidad en determinadas partes concretas de tu cuerpo. Ayuda en la pérdida de peso y mejora la flexibilidad y la coordinación de tus extremidades.

Beneficios de la natación a nivel mental

Pero la natación no se queda sólo en la salud física y en la parte más estética. Ésta también presenta ventajas sobre el estado de tu mente. Nadar favorece la relajación y ayuda a liberar tensiones y estrés acumulado tras un largo y ajetreado día. Por ello, no solo estarás haciéndole un magnífico regalo a tu salud, sino que ayudarás a tu mente a tomarse un respiro. La sensación de ingravidez del agua y la ausencia de ruidos, favorece la relajación y ayuda en casos de insomnio. Además, como el resto de actividades deportivas, favorecen la liberación de endorfinas tan importante para gozar de un buen estado de ánimo.

No te pierdas los beneficios de nadar si estás embarazada.