La práctica del yoga tiene innumerables beneficios que la convierten en una actividad ideal para muchos. Y es que sus aportaciones positivas se traducen en la salud física, mental y espiritual. Existen asanas que favorecen diferentes aspectos de nuestro ser. Hoy vamos a hablar de las posturas invertidas y sus grandes ventajas.

Yoga como estilo de vida

El Yoga es una actividad que conforma un verdadero estilo de vida. Se trata de una filosofía que apuesta por el bienestar con uno mismo, equilibrando cuerpo, mente y espíritu. Muchas personas encuentran en ella una paz, y una calma, que dan sentido a su existencia. El Yoga centra su trabajo en la meditación, la respiración y la ejecución de algunas posturas o asanas con diferentes aportaciones. Los diferentes niveles y variantes de las mismas, hacen que cualquier persona pueda realizar dicha actividad. No es necesario que seas una persona espiritual, que adopte la práctica como estilo de vida. Sin embargo, sí puedes adquirir los beneficios más prácticos de la ejecución del Yoga.

Posturas invertidas en Yoga

Las posturas invertidas son aquellas en las que los pies y el corazón se encuentra sobre el nivel de la cabeza. Éstas tienen muchos beneficios en el ámbito físico, mental y psicológico.

yoga

A nivel físico:

  • Favorece el retorno venoso y mejora la circulación sanguínea
  • Mejora el funcionamiento de nuestros órganos
  • Trabaja los músculos de la espalda y la zona abdominal
  • Descarga la zona lumbar
  • Regula el sistema hormonal
  • Disminuye los dolores y molestias en la espalda
  • Tienen efecto drenante
  • Favorece el descanso reparador y reduce el insomnio
  • Oxigena la sangre
  • Mejora la apariencia de la piel y rejuvenece
  • Beneficia la capacidad de concentración y memoria
  • Calma el sistema nervioso y favorece la relajación del mismo
  • Mejora la agilidad mental

A nivel emocional:

  • Aporta calma, paz y tranquilidad
  • Favorece la relajación en momentos de ansiedad, depresión, nervios o estrés
  • Aumenta la confianza en uno mismo
  • Ayuda a enfrentar los miedos y a adaptarse a nuevas situaciones
  • Canaliza las buenas energías
  • Aumenta la autoestima

Son muchos los beneficios de las posturas invertidas. Por ello, independientemente del grado de espiritualidad, practicar Yoga es para todos. Si eres principiante es recomendable que un profesional te ayude a lograr progresivamente las posturas invertidas. No te preocupes si al principio te resulta algo complicado. Alcanzar el objetivo requiere tiempo y poco a poco verás cómo lo logras.