Ir al trabajo en coche es una de las peores ideas que puedes tener. Entre que no has terminado de despertar y que es muy estresante aguantar una conducción con pitidos desde primera hora de la mañana, lo ideal es pasarte a otro medio de transporte. La bicicleta es una de las mejores opciones, sobre todo si quieres mantenerte activo y llegar al trabajo totalmente despierto. Aunque al principio pueda costarte, una vez creado el hábito obtendrás numerosos beneficios.

A continuación te descubrimos las 6 mejores ventajas para que no pierdas la motivación yendo en bicicleta a los sitios.

Disfrutas de un transporte más agradable

Si quieres entrenar todos los días pero tienes poco tiempo, una de las mejores formas de incluir actividad en tu día a día es trasladarte en bicicleta. El ciclismo se puede integrar fácilmente en tu vida diaria, no como ir a entrenar a un gimnasio. Si tu lugar de destino está demasiado lejos, puedes optar por realizar parte del trayecto pedaleando o invertir en una bicicleta eléctrica.

Además, moverte en bicicleta también ofrece beneficios a la salud sin la necesidad de que te esfuerces muy intensamente. Básicamente, estás evitando el tráfico de la calzada y te desplazas de manera más saludable. Ir en coche se ha relacionado con el aumento de peso y la obesidad, incluso en conductores que entrenan con regularidad.

Tienes una mente más aguda

Cuando adoptas la costumbre de ir al trabajo en bicicleta, tu mente se prepara mejor para lo que viene después. Mantenerte activo diariamente se relaciona con un aumento de la energía y una reducción de la fatiga. Incluso realizar solamente un entrenamiento de 30 minutos puede mejorar el tiempo de reacción, la memoria y el pensamiento creativo.

El ciclismo es un ejercicio que se recomienda para no dañar las articulaciones con impactos y ayudar a aliviar el estrés. También se ha descubierto que el ciclismo disminuye la ansiedad y la depresión.

Obtienes más confianza (y puede ayudarte a tener una mejor vida sexual)

Toda esa mentalidad saludable puede ayudarte a generar una mayor confianza en ti mismo. Hay estudios que han encontrado que los hombres que hacen ejercicio seis o siete días a la semana tienen una conveniencia sexual por encima de la media.

No obstante, existe al menos una razón para que aumente tan significativamente la confianza en ellos mismos. Se ha demostrado que el ejercicio lleva a un aumento del impulso sexual y disminuye la disfunción sexual. Evidentemente, todo en su justa medida. Excedernos con el deporte puede bajar los niveles de testosterona en los hombres.

Comes menos en exceso

Montar en bicicleta regularmente también ayuda a relajar un poco esas ansias por lo que comes y mantenerte tu peso, más o menos. En un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Bath, se demostró que aunque nos excediéramos en las calorías ingeridas, hacer ejercicio a diario contrarrestaba los efectos negativos de comer demasiado, como sufrir picos en los niveles de azúcar en la sangre y cambios metabólicos poco saludables.

«Una de las razones por las que el ejercicio diario podría ser tan útil es porque permite que tus músculos actúen como un «amortiguador» de los alimentos que comemos. Cuando usas los músculos, se destruyen las reservas de carbohidratos y grasas«, comentaba el autor del estudio.

Mejoras la calidad del sueño

Llevamos, en general, una vida muy estresante que combinamos con pasar demasiado tiempo frente a una pantalla. Conciliar un sueño reparador es muy difícil. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Georgia encontró cierto vínculo entre la aptitud cardiorrespiratoria y los patrones de sueño. De hecho, descubrió que existía una fuerte relación entre una disminución del estado físico y la incapacidad para conciliar el sueño.

Realizar actividades cardiovasculares moderadas o vigorosas, como montar en bicicleta, mejoran el estado físico y pueden ayudarte a dormir mejor.

Reduces el riesgo de muerte prematura

Montar en bicicleta diariamente para ir al trabajo o a clase ayudan notablemente a hacerte más saludable y feliz en tu vida. Y no solamente se logra una buena salud mental, sino que también reduces la posibilidad de muerte prematura. Un estudio noruego siguió a un grupo de hombres de entre 70 y 80 años y encontró que realizar 30 minutos de ejercicio diario hacía que vivieran hasta cinco años más, en comparación con los hombres que no realizaron ninguna actividad física.

Otro estudio preguntó a más de 400.000 adultos cuánto se ejercitaron y analizaron esas respuestas durante ocho años. Como resultado se encontró que solamente 15 minutos de ejercicio diario se relacionaba con un aumento de la esperanza de vida de tres años. Ninguna de esas personas eran jóvenes y ni demasiado deportistas cuando comenzaron el estudio, así que nunca es demasiado tarde para empezar.