Una buena condición física es imprescindible en cualquier deporte. Pero más allá de la base, uno debe preocuparse por mejorar sus capacidades, su agilidad y su técnica. En algunas disciplinas, es imprescindible tener un buen salto vertical. En el baloncesto o el vóley, por ejemplo, éste puede llegar a contrarrestar la falta de centímetros frente al contrincante.

En algunos deportes, es muy necesario disponer de un buen salto vertical. La calidad de éste depende, principalmente, de la fuerza de las piernas. Pero no solo eso. Además de la fuerza específica en las piernas, el resto del cuerpo tiene que estar trabajado, presentar agilidad y mucho equilibrio. Y es que el control del cuerpo, determinará la calidad del salto.

A pesar de su importancia, el salto vertical ha estado mucho tiempo sin trabajarse de una forma específica. Ahora, quizá, es más probable ver a algunas personas entrenar su salto en los gimnasios. Para ello, hay algunos ejercicios que pueden resultar de mucha ayuda. En deportes como el baloncesto, un buen salto vertical está muy valorado. Éste, además, también se pide en las pruebas físicas de algunas oposiciones. Saber saltar y aterrizar correctamente, no está de más para nadie, ya que denota una buena forma física, tan necesaria para gozar de una óptima salud.

¿Qué ejercicios te pueden servir para mejorar tu salto vertical?

Como te hemos contado, la fuerza en las piernas es imprescindible para lograr un buen salto. Para ello, hay algunos ejercicios que puedes practicar.

Saltos

Lo primero que necesitas es saber la calidad de los mismos. Lleva un control de la altura marcándola cada semana, o cada dos. Ponte junto a una pared y, con un trozo de cinta adhesiva, salta y marca la altura. Observa tu evolución.

Sentadillas y peso muerto

Trabaja el impulso del salto fortaleciendo la parte inferior de tu cuerpo. Para ello, practica sentadillas con salto y simula el impulso desde la sentadilla con peso. Realiza los ejercicios con un peso ligero que te permita hacer suficientes repeticiones.

Brazos

Controla la técnica de tus brazos observándote frente a un espejo. Realiza una sentadilla llevándolos atrás y observa la potencia de salida con el impulso de estos.

Gemelos

Realiza extensiones de tobillo colocando la punta de los pies sobre un escalón y dejando los talones al aire. Hazlo con una sola pierna y cuando hayas terminado las repeticiones, cambia.