Actualmente, disponemos de un montón de material con el que podemos complementar nuestros ejercicios. La banda elástica es un excelente apoyo para tonificar y ejercitar la musculatura. Ésta, nos puede servir para incrementar la intensidad del ejercicio, disminuirla o, por qué no, aportar novedad a nuestras rutinas.

A continuación, te explicamos cuatro sencillos ejercicios que te pueden venir muy bien si nunca has trabajado con banda elástica.

Elevación de pelvis

Posición inicial: Túmbate boca arriba, flexiona las rodillas y mantén las plantas de los pies apoyadas en el suelo. Procura acercar los talones a tus glúteos. A continuación, coge la banda con ambas manos. Sitúala por encima de tus caderas y ténsala, apoyando las manos en el suelo.

Ejecución: Una vez te encuentres en esta postura, eleva la pelvis vértebra a vértebra hasta el vértice de las escápulas. Nota la resistencia de la banda, aguanta unos segundos y desciende de nuevo vértebra a vértebra, siendo la pelvis lo último en bajar. Realiza este ejercicio lentamente, ¡nota el trabajo!

Bíceps

Posición inicial: Ponte de pie con la espalda estirada y los pies separados a la altura de las caderas. Pisa la banda por el centro con ambos pies, y sujeta sus extremos, cada uno con un mano. Activa el cinturón abdominal y mantén las rodillas liberadas, sin tensionar.

Ejecución: Flexiona los codos hasta que tus manos lleguen a la altura de los hombros. Puedes hacerlo con ambos brazos a la vez, o alternando derecha e izquierda. Es muy importante que mantengas el control del cuerpo y que tus codos no bailen. Céntrate en que estos se mantengan inmóviles junto al cuerpo.

Hombros con apertura lateral

Posición inicial: Para este ejercicio te damos dos opciones. Puedes mantener la misma postura que en el ejercicio anterior, o sentarte en una silla. Si optas por la segunda opción, siéntate con la espalda estirada y los pies apoyados en el suelo. Pasa la banda por debajo de la silla y coge cada extremo con un mano. Esta vez debes coger la banda con los puños bien cerrados y orientando las palmas de las manos hacia el suelo. Tensa la banda en función de la intensidad que quieras darle al ejercicio.

Ejecución: Mantén los brazos firmes y elévalos a los laterales. Los codos están ligeramente flexionados, no los bloquees. Mientras realizas el ejercicio, asegúrate de que tu cuerpo esté firme, no eleves los hombros.

Sentadillas

Posición inicial: Rodea tus piernas con la banda a la altura de los muslos. Asegúrate de tensarla adecuadamente y anúdala. También hay bandas circulares para este tipo de ejercicios. Separa las piernas un poco más allá de la altura de las caderas. Estira la espalda, activa el abdomen y extiende tus brazos al frente.

Ejecución: Realiza sentadillas normales, notando como la banda ejerce tensión sobre la separación de tus piernas. Asegúrate de que no te flaqueen las fuerzas y la banda se destense. ¡Mantén el ritmo y nota como arde!

Realiza esta rutina de forma regular y adapta las repeticiones a tu condición física. Puedes ir añadiendo series en función de tu evolución. Haz algún ejercicio aeróbico, actívate y nota cómo tu cuerpo va cambiando.