¿Qué tipos de fibras musculares existen?

¿Qué tipos de fibras musculares existen?

Juan Merlos

Las fibras musculares y su distribución en nuestro cuerpo, determinara en gran medida el rendimiento de nuestro sistema musculo esquelético para una determinada actividad u otra.

En este artículo, vamos a explicar los distintos tipos de fibras musculares que existen y su relación con el rendimiento deportivo.

¿Qué tipos de fibras musculares existen?

Las fibras musculares son células con capacidad contráctil, de las que está compuesto el tejido muscular.

Estas fibras, se dividen en fibras rápidas, fibras lentas y fibras intermedias. Debido a que cada una de estas posee una forma determinada de contraerse, la distribución de estas en el cuerpo humano determinaran el rendimiento en una actividad física determinada.

Músculo esquelético

Cada uno de tus músculos esqueléticos está formado por cientos o miles de fibras musculares que están fuertemente envueltas entre sí por tejido conectivo. Cada fibra muscular contiene unidades más pequeñas compuestas por filamentos gruesos y delgados que se repiten. Esto hace que el tejido muscular se estríe o tenga una apariencia rayada.

Las fibras del músculo esquelético se clasifican en dos tipos: tipo 1 y tipo 2. El tipo 2 se divide en subtipos.

Fibras rápidas o tipo II-B

Este tipo de fibras tienen un mayor diámetro y mayor cantidad de miofibrillas, generando mayor fuerza en el musculo. Su principal vía para obtener energía es la glucolítica.

Debido a su velocidad de contracción elevada y su necesidad de ATP para estas contracciones, este tipo de fibras se fatigan con gran facilidad.

Por tanto, este tipo de fibras tendrá un metabolismo energético principalmente anaeróbico, en el que haya una gran intensidad en poco tiempo.

Los deportes en los que destacan este tipo de fibras son: corredores de velocidad (en carreras cortas), deportes de fuerza, etc.

hombre con fibras musculares

Fibras musculares lentas o tipo I

Este tipo de fibras tienen un diámetro bastante más pequeño que las fibras rápidas. Además, poseen una velocidad de contracción mucho más lenta.

Debido a su menor velocidad de contracción y a un mayor suministro de oxigeno (por la concentración de capilares) este tipo de fibras se fatigan con menor facilidad.

Por otro lado, poseen un gran número de mitocondrias, por lo que el principal metabolismo energético de este tipo de fibras sea aeróbico. La producción de energía en las mitocondrias consiste en la degradación de los lípidos almacenados. Por tanto, este tipo de fibras utilizaran menor cantidad de glucógeno.

Los deportes en los que destacan este tipo de fibras son los que poseen una larga duración y una gran resistencia (corredores de larga distancia como maratonianos).

Fibras intermedias o tipo II-A

Este tipo de fibras son una mezcla de las dos anteriores. Son más resistentes a la fatiga que las fibras rápidas, pero también pueden contraerse a una velocidad elevada.

Este tipo de fibras poseen también gran cantidad de mitocondrias, por lo que pueden producir energía a partir del sistema oxidativo. Sin embargo, también pueden producir energía a partir del sistema glucolítico.

Músculo liso

A diferencia de los músculos esqueléticos, los músculos lisos no están estriados. Tener esa apariencia tan uniforme les da su nombre. Las fibras musculares lisas tienen una forma oblonga, muy parecida a una pelota de fútbol. También son miles de veces más cortas que las fibras del músculo esquelético.

hombre haciendo deporte y apretando las fibras musculares

Fibras musculares del músculo cardíaco

Al igual que los músculos esqueléticos, los músculos cardíacos están estriados. Solo se encuentran en el corazón. Las fibras del músculo cardíaco tienen algunas características únicas, ya que tienen su propio ritmo. Células especiales, llamadas células marcapasos, generan los impulsos que hacen que el músculo cardíaco se contraiga. Por lo general, esto ocurre a un ritmo constante, pero también puede aumentar o disminuir la velocidad según sea necesario.

En segundo lugar, las fibras del músculo cardíaco están ramificadas e interconectadas. Cuando las células del marcapasos generan un impulso, se propaga en un patrón organizado en forma de onda, lo que facilita los latidos de su corazón.

La genética es un factor importante en las fibras

La distribución en el organismo del tipo de fibras vendrá condicionada en gran parte por nuestra carga genética. Sin embargo, con el acondicionamiento físico se pueden producir adaptaciones en los tipos de fibras.

Por tanto, un gran atleta de élite, casi con toda seguridad, será la persona que escoja el deporte correspondiente a la predisposición genética de ese tipo de fibras.

Por ejemplo, un gran velocista será el que genéticamente predisponga un mayor porcentaje de fibras rápidas.

Lesiones y problemas

Es posible que las fibras musculares desarrollen problemas. Algunos ejemplos de esto incluyen, entre otros:

  • Calambres. Los calambres musculares ocurren cuando una sola fibra, músculo o grupo de músculos esqueléticos se contrae involuntariamente. Suelen ser dolorosos y pueden durar varios segundos o minutos.
  • Lesión muscular. Esto es cuando las fibras del músculo esquelético se estiran o desgarran . Esto puede suceder cuando un músculo se estira más allá de sus límites o se contrae con demasiada fuerza. Algunas de las causas más comunes son los deportes y los accidentes.
  • Parálisis. En realidad, esto ocurre debido a condiciones que afectan los nervios. Estas afecciones pueden afectar los músculos esqueléticos y provocar debilidad o parálisis.
  • Asma. En el asma, el tejido muscular liso de las vías respiratorias se contrae en respuesta a varios factores desencadenantes. Esto puede provocar un estrechamiento de las vías respiratorias y dificultades para respirar.
  • Enfermedad de las arterias coronarias. Esto sucede cuando el músculo cardíaco no recibe suficiente oxígeno y puede causar síntomas como angina de pecho. La CAD puede provocar daños en el músculo cardíaco, lo que puede afectar el funcionamiento de su corazón.
  • Distrofias musculares. Se trata de un grupo de enfermedades que se caracterizan por la degeneración de las fibras musculares, lo que conduce a una pérdida progresiva de masa muscular y debilidad.