Cualquier deportista, principiante o profesional, espera percibir una evolución en su trayectoria. Mejorar algunos aspectos, es imprescindible para mantener la motivación. En el caso concreto del mundo del running, hay algunos factores que podrían influir en el ritmo de la carrera. Descúbrelos y conócete mejor a ti mismo.

Si practicas running con frecuencia, observarás que hay días en los que te sientes más capaz y con una mayor resistencia. Por otro lado, hay momentos en los que el cuerpo parece pesar más y, por más que lo intentes, tu ritmo se ralentiza sin posibilidad de mejora. Escuchar al propio cuerpo y comprender que no siempre se puede estar al pie del cañón, es imprescindible para rendir correctamente y cuidar de nuestra salud.

El primer paso, es entender que no siempre se está igual. Hay muchos factores que pueden influir en el ritmo de tu carrera y no por ello, significar que no evolucionas en tus entrenamientos.

Factores que influyen en el ritmo de tu carrera

Horario

La hora que elegimos para salir a correr determina en gran medida el éxito de la actividad. Si estás acostumbrado a correr a última hora de la tarde y, un día, las circunstancias te obligan a hacerlo a primera hora de la mañana, es probable que tu cuerpo lo note. Lo mismo ocurre en el caso inverso. Un corredor matutino, no se enfrentará igual a la carrera, cuando se ve obligado a hacerlo por la noche, tras un intenso día de trabajo, por ejemplo.

Cansancio

Cuando nos sentimos cansados, la fatiga aparece a un ritmo más bajo del habitual. De este modo somos incapaces de lograr acelerar, ya que nuestro cuerpo no responde a nuestras demandas. En este caso, simplemente debemos atender el estado de nuestro cuerpo, bajar el ritmo y adaptarnos sin forzarnos en exceso.

Entusiasmo

La motivación mueve el mundo. Cuando nos sentimos ilusionados y emocionados con la actividad y el objetivo, no encontramos frenos en nuestro camino. De este modo, la sensación de capacidad se merma cuando nos aburrimos, no vemos evolución, no nos entusiasmados o salimos a correr por obligación.

Grado de experiencia

Es obvio que un corredor principiante no puede alcanzar el ritmo y constancia de uno profesional. Comprender esto es básico para poder aumentar el ritmo de forma progresiva, sin frustraciones ni decepciones.

Superficie

En función de la superficie del terreno por el que corramos, podemos lograr un ritmo u otro. Hablamos tanto de la distinción entre asfalto o montaña, como de una superficie sin pendiente o con pendiente.

Otros factores que intervienen en tu ritmo

  • Si corres solo o acompañado
  • Las condiciones climatológicas
  • Si hay viento o no
  • La preparación muscular
  • El entrenamiento complementario en la misma sesión