Salir a correr o entrenar series de running no tiene por que ser un ejercicio aburrido y monótono. Muchos corredores se desmotivas después de meses corriendo a la misma distancia y en el mismo tempo, por lo que a veces es necesario añadir variantes que rompan ese hábito. El método Tempo Run se puede usar en muchísimas disciplinas de resistencia, de manera diferente y con una misma base.

Mejora la velocidad con este tipo de entrenamiento

Ya sea por que quieres rebajar tu marca personal o porque te parece más divertido entrenar la velocidad, el objetivo de este método es mejorarla en el umbral anaeróbico. Es decir, tenemos que mantener una velocidad constante, cómoda y suficientemente intensa, en una distancia concreta y tiempo establecido (no más de una hora).

Es interesante que sepas qué es el ácido láctico para comprender lo que sucede en tu cuerpo. Cuando se degrada la glucosa para obtener energía, aparece esta sustancia. Es cierto que es muy necesaria para algunas utilidades, pero hay que eliminar el exceso mediante el entrenamiento. Tampoco es nada alarmante, simplemente es para entender cómo funciona en nuestro cuerpo.

Cuando corremos, la producción de ácido láctico aumenta, se acumula y nuestro músculos lo consumen como energía. Por lo tanto, cuanto mayor sea la velocidad a la que realizar el tempo run, mayor será el equilibrio entre la producción y el gasto. Con el paso del tiempo, nuestro cuerpo se acostumbrará a la eliminación de ácido láctico a esa velocidad y podremos mejorar la resistencia y la recuperación post-entrenamiento.

Evita sobre entrenamiento con el umbral de lactato

El tempo run también es conocido como umbral de lactato, que muchos lo identifican porque mejora significativamente la resistencia y evita los sobre entrenamientos. Entrenarás eficientemente, conocerás tu rendimiento de carrera y podrás mejorar con sentido.

No solamente puedes guiarte por las sensaciones para conocer tu umbral, existen pruebas médicas (como la de esfuerzo) para saberlo a ciencia cierta. En esta prueba te enseñarás cuál es tu velocidad máxima actual, así como el VO2 max y los umbrales de lactato.

Este método de entrenamiento se basa en mantener un ritmo constante y descansar correctamente el día después. También se recomienda realizar descansos activos, como nadar, montar en bicicleta, o complementar con entrenamientos de fuerza. El tempo run es un entrenamiento de calidad que exige llegar a un máximo, igual que en las farleks. Lo recomendable es contar con la ayuda de un entrenador personal para que diseñe un plan adecuado a ti.