La evolución en las zapatillas de deporte es brutal. Desde los años 70, las empresas se han implicado en lanzar calzado especial para tenis, running, voleibol, baloncesto, levantamiento de pesas, CrossFit, lucha, etc. Y, concretamente, en las zapatillas de correr es donde más cambios a mejor hemos podido ver.
Actualmente, en el mercado podemos encontrar calzado con amortiguación, con tacos, explosivas, sin amortiguación, etc; ¿pero y la nueva corriente de correr descalzo (barefoot)?

Hace unos años se abrió debate sobre las ventajas y desventajas que tenía ir sin zapatillas. Y viendo que aún suele ser un tema peliagudo entre los runners, os cuento lo que hasta ahora dice la ciencia del barefoot.

¿Qué ocurre con el VO2?

Un estudio averiguó que correr con zapatillas requiere una mayor tasa de consumo de oxígeno que correr descalzo. En comparación con correr descalzo, se registró un 2% más de VO2 cuando corrían calzados en una cinta.

Tan solo dos de los siete estudios que compararon correr descalzo y correr con zapatillas en cintas, encontraron una diferencia estadísticamente significativa en el VO2. En la investigación nombrada anteriormente, también se comparó el impacto en el suelo. El VO2 en las carreras con zapatillas fue un 5’7% mayor que el correr descalzo. Y esa es la mayor diferencia que se ha reportado hasta ahora, la cual tampoco es extrema.

¿Cómo influye en la zancada?

Otro estudio realizado por Squadrone y Gallozzi descubrió lo siguiente:

  • El tiempo de contacto con el suelo (en segundos) en una carrera descalzos fue significativamente más corto frente a una con zapatillas (0.245 frente a 0.255).
  • La longitud de la zancada (en metros) fue considerablemente menor cuando se corría descalzo (2.19 frente a 2.34).
  • La frecuencia de zancada (zancada/minuto) fue más alta en carreras descalzos (91.2 frente a 86.0).

Hubo otro estudio que comparó la ejecución de correr con calzado frente a correr descalzo. 35 voluntarios realizaron 2 series de 4 minutos, corriendo 3,33 metros por segundo en una cinta. Los corredores descalzos demostraron lo siguiente:

  • Menor contacto y tiempo de vuelo.
  • Mayores impulsos de frenado y empuje.
  • Mayor pre-activación de los músculos de la pantorrilla.

Es decir, cuando se corre en un número suficiente de pasos, correr descalzo conduce a una reducción del impacto que disminuye la tensión mecánica que se produce durante la repetición de los pasos. Esa adaptación también podría mejorar el almacenamiento de la energía elástica en los extensores del tobillo.

¿Puede una zapatilla prevenir lesiones?

Los investigadores de la Universidad de Newcastle aseguran que no hay ninguna evidencia científica que avale las afirmaciones de que haya zapatillas que ayuden a prevenir lesiones. Descubrieron que no había estudios publicados que mostraran que las zapatillas de correr controlasen el movimiento del pie, ni que tener los talones acolchados ayudasen a prevenir lesiones.
De hecho, algunos zapatos están diseñados concretamente para provocar que una persona caiga sobre el talón; algo que no es natural, que afecta negativamente en el equilibrio y que puede provocar alguna distensión.

Beneficios de correr descalzo

  • Puedes fortalecer los músculos, los tendones y los ligamentos del pie; además de permitir un desarrollo de la pisada más natural.
  • Al no usar un apoyo en el talón, ayudarás a estirar y fortalecer el tendón de Aquiles y el músculo de la pantorrilla. Es decir, se disminuirá el riesgo de lesiones, tendinitis y distensiones.
  • Aprenderás a aterrizar con el antepié, en vez de con el talón. Esta tendencia de caer con el talón viene dada por el excesivo acolchado de las zapatillas, pero la ciencia ha demostrado que no es la pisada más efectiva. Cuando aterrizamos con el talón, provocamos una frenada innecesaria en cada zancada. Los corredores más eficientes caen sobre la mitad del pie y mantienen un paso suave y fluido; esto se debe a que los arcos del pie actúan como amortiguadores naturales.
  • Mejorarás el equilibrio y la propiocepción. Correr descalzo activa los músculos responsables de mejorar ambas capacidades (incluso los más pequeños de los pies, tobillos, piernas y caderas).

Efectos potencialmente negativos

  • Ir descalzo o usar un zapato con una mínima suela, puede ser un gran impacto para el pie. Lo ideal es realizar una fase de adaptación lenta y progresiva.
  • Si no tienen ningún problema corriendo con zapatillas, ¿cuál es la necesidad de sufrir descalzo?
  • Correr con calzado aporta una mayor protección contra cualquier objeto del suelo (vidrio, clavos, rocas, colillas o espinas). Asimismo, las zapatillas también ofrecen aislamiento contra el frío y el calor.
  • Las primeras veces sufrirás sobrecargas en tus músculos. Esto podría derivar en una tendinitis de Aquiles o una distensión en la pantorrilla.
  • La superficie plantar de los pies (parte inferior) suele ser suave y delicada en la mayoría de las personas. Al no llevar una zapatilla, es posible que aumente el riesgo de fascitis plantar.
  • Por supuesto, tendrás ampollas durante las primeras semanas, hasta que se te creen callos.