Ya hemos empezado la temporada de entrenar al aire libre, y hay quienes aprovechan las vacaciones o los fines de semana para ponerse en forma. Aquí es cuando surge la duda de si es mejor salir a correr o montar en bicicleta. Tan solo tienes que preguntar a un grupo de runners y a otro de ciclistas para que cada uno defienda una disciplina a muerte.

Ambas actividades queman calorías, mejoran tu salud y puedes practicarlos al aire libre o en interior. Para elegir la opción más acorde a ti, tendrás que pensar en cuál es tu objetivo. Te ayudamos a resolver todas las dudas, a continuación.

¿Cuál quema más calorías?

En general, correr y montar en bicicleta tienen un número parecido de calorías quemadas. Aunque, lógicamente, el gasto calórico depende de la intensidad, la duración del entrenamiento y las características de cada deportista. Para aumentar ese número, puedes aumentar la velocidad, agregar pendientes o hacer entrenamiento con intervalos, alternando entre períodos de velocidad y períodos de recuperación.

Así que en este punto, el resultado es que ambos son buenas opciones para quemar calorías.

¿Qué construye más músculo?

Si tu objetivo es aumentar el tamaño muscular, lógicamente te interesa realizar entrenamientos de fuerza. Aunque muchas personas piensen que el ciclismo creará unas piernas voluminosas, lo cierto es que este deporte desarrolla principalmente la resistencia muscular, y no tanto la masa.

En cuando a salir a correr, pasa algo parecido. Puedes probar a realizar entrenamientos de sprint y carreras de velocidad para mantener la masa muscular y aumentar los niveles de hormona del crecimiento.

¿Cuál es mejor para la pérdida de peso?

Cualquier actividad que implique movimiento, como correr o montar en bicicleta, será un plan perfecto para perder peso. No obstante, cualquiera de las rutinas de entrenamiento que realices deben estar diseñadas para quemar quemar más calorías de las que consumes. Es decir, para perder peso debe existir un déficit calórico.

Puedes entrenar duro y rápido y quemar un mayor porcentaje de calorías provenientes de los carbohidratos, o ejercitarte lento y constante para activar la quema de calorías de grasa. También debes tener en cuenta que el total de calorías quemadas dependerá de una variedad de factores, como la intensidad, el tiempo y la distancia.

¿Alguno de los dos favorece tener el vientre plano?

Todos los veranos vemos portadas de revistas que desvelan los «mejores» trucos para conseguir un vientre plano o eliminar la grasa localizada. Desafortunadamente, no podemos elegir de dónde eliminar la grasa. Para conseguir reducirla de manera general, necesitas quemar más calorías de las que consumes en un día (como dijimos antes), por lo que ambos entrenamientos te ayudarán a ello.

Puedes centrarte en realizar entrenamientos con intervalos de alta intensidad para potenciar la quema de grasa.

¿Cuál te conviene más para gastar menos?

Para ponerte en forma no es necesario equiparte con lo último del mercado, aunque puede motivarte para cumplir tu objetivo. Es evidente que correr es un ejercicio menos costoso que montar en bicicleta, básicamente porque tan solo necesitas tus piernas y nada de material. Si lo quieres hacer al aire libre, no tendrás más que calzarte unas zapatillas; en cambio, para hacerlo bajo un reciento, tendrás que pagar la cuota mensual del gimnasio.

En cuanto al ciclismo, podemos estar ante un deporte un poco caro. Puedes comprarte una bicicleta barata de segunda mano desde 100€, o aportar por una de mayor calidad que ronde los 1.000€. Además, tienes que añadirle unas zapatillas especiales y ropa adecuada, así como un casco y protección para la carretera.

¿Cuál tiene menos riesgo de lesiones?

Por desgracia, ambas actividades puedes causar lesiones. De hecho, el 48% de los ciclistas experimentan problemas físicos en el cuello, el 42% en las rodillas, el 36% en la ingle y las nalgas, el 31% en las manos y el 30% en la espalda.
En cuanto a las lesiones por correr: el 66% de los corredores reportan al menos una lesión, como calambres, rodilla del corredor, fascitis plantar o síndrome de la banda iliotibial.

Para evitar las lesiones, es importante que uses el calzado adecuado y realices una buena técnica.

Entonces, ¿cuál es el mejor entrenamiento en general?

Sinceramente, no podemos elegir uno por encima del otro. Ambos son ejercicios cardiovasculares eficientes. Tan solo tú puedes decidir si prefieres montar en bicicleta o correr, dependiendo de tu presupuesto, las lesiones, tu objetivo o el tipo de entrenamiento que te motiva más.

Te ayudamos con una ronda rápida de preguntas cortas:

  • ¿Quieres un entrenamiento gratis (o casi gratis)? Corre.
  • ¿Prefieres una forma más rápida de entrenar al aire libre? Bicicleta.
  • ¿Tienes problemas de rodilla u otras articulaciones y quieres evitar los deportes de impacto? Bicicleta.
  • ¿Necesitas un entrenamiento que puedas hacer en cualquier momento y en cualquier lugar? Corre.
  • ¿Quieres estar sentado mientras haces ejercicio? Bicicleta.
  • ¿Quieres mejorar la salud del corazón? Corre.
  • ¿Odias correr? Bicicleta.
  • ¿Odias llevar casco? Corre.
  • ¿Buscas un transporte más saludable para ir al trabajo? Bicicleta.
  • ¿Necesitas un entrenamiento con las manos libres? Corre.
  • ¿Quieres realizar periodos de descanso más estimulantes? Bicicleta en pendientes hacia abajo.
  • ¿Buscas perder peso o quemar calorías? Realiza entrenamientos con intervalos de alta intensidad en cualquiera de las dos disciplinas.