Hay muchas circunstancias que pueden hacer a un corredor preguntarse si es mejor caminar rápido o correr despacio. Y es que tanto caminar como correr, resulta muy saludable y tiene grandes beneficios. No obstante, en función de algunos aspectos personales, será más adecuado una cosa o la otra. ¿Quieres descubrirlo? ¡Presta atención!

Hay determinadas circunstancias para las que tal vez sea mejor caminar que correr. Ambas cosas resultan muy beneficiosas para la salud y forman parte de un estilo de vida saludable y activo. Sin embargo, principiantes o personas que se están recuperando de alguna lesión, pueden dudar entre optar por caminar rápido o correr despacio.

¿Caminar rápido o correr despacio?

Muchas personas, especialmente principiantes, se lanzan al ruedo con todas sus ganas y se desinflan a medida que avanza la marcha. No podemos pedir al cuerpo que nos responda sin haber pasado por un proceso de adaptación y entrenamiento. Por ello, en ocasiones, ir más despacio puede darnos el arranque que necesitamos.

No obstante, si has sufrido una lesión recientemente y estás recuperándote, debes saber que correr despacio fuerza nuestra zancada al permanecer más tiempo en el aire. Por este motivo crea un mayor impacto y puede ser perjudicial en función a tu condición física personal. Escuchar a nuestro cuerpo es la regla principal para saber qué debemos hacer. Alternar caminatas a buen ritmo con un trote suave, sería lo adecuado para ir retomando poco a poco la rutina. Recuerda que caminar rápido y hacerlo correctamente, también requiere su técnica y todo corredor debe saber hacerlo. ¡Te advertimos de que no es fácil!

Por ello, tanto si eres principiante como si te estás recuperando de una lesión, caminar rápido puede ser un reto a tener en cuenta.

Beneficios de caminar rápido en lugar de correr

  • Al tener menos impacto, es menos agresivo con nuestras articulaciones.
  • Reduce el riesgo de sufrir lesiones propias del running.
  • Fortalece la musculatura de piernas y abdomen principalmente.
  • Ayuda igualmente a perder peso y quemar grasa.
  • Resulta una actividad muy eficaz para favorecer la salud cardiovascular.
  • Ideal para diabéticos, personas con problemas respiratorios o articulares, y personas con sobrepeso y sedentarismo crónico.
  • Reduce los niveles de estrés, aumenta la sensación de bienestar y favorece un estado de relajación y descanso óptimo.

Correr es una actividad con grandes beneficios y, si lo practicas, es excelente. Sin embargo, quienes sientan que no pueden o estén en un proceso de adaptación o recuperación, deben saber que caminar rápido es igualmente efectivo, saludable y forma parte de una correcta rutina deportiva, independientemente del nivel de cada uno.