Iniciarse en cualquier deporte requiere ir de forma gradual. Aunque tengamos experiencia en deportes parecidos, el Trail Running es duro en sus inicios, por lo que necesitaremos de un periodo de adaptación para no lesionarnos. Tendremos que trazar un plan desde cero, olvídate de salir a correr por la montaña como si estuvieras corriendo en la cinta del gimnasio o en el parque de tu ciudad.

¿Qué voy a necesitar?

La suerte de este deporte es que podemos practicarlo tanto en invierno como en verano, pero el material y la equipación no serán las mismas dependiendo de la estación del año en el que lo hagamos.

Realizar trail running en épocas de frío exige llevar protección en la cabeza, manos y cuello. Por ejemplo: gorro, braga para el cuello, guantes o una chaqueta cortavientos impermeable serán unos perfectos complementos. A lo mejor no vas a necesitar todos estos accesorios al empezar a correr, pero es posible que durante la carrera empieces a notar el frío en ciertas zonas de tu cuerpo. Intenta llevarlos contigo para entrenar sin inconvenientes.
Estaría interesante que llevases encima alguna barrita energética que ayude al cuerpo a reponerse del gasto de energía producido por el frío.

En caso de que te aventures en esta práctica en los meses de calor, vas a necesitar una gorra o visera, gafas de sol polarizadas, ropa transpirable, crema solar y alguna bebida isotónica.

Algo que tienes que tener muy claro es que tus zapatillas de running tradicional o las que usas para el gimnasio no sirven. Necesitarás comprarte unas zapatillas especiales de trail running adecuadas a tu pisada, y unos calcetines apropiados.
Además estaría muy bien que usaras algún tipo de reloj GPS para gestionar datos de tu entrenamiento y la localización. Te asegurarás de que aún perdiendo la cobertura, sabrás por donde ir.

Empieza desde cero

No hace falta que te digamos que antes de aventurarte en un Trail Running, debes ir a hacerte una revisión médica, ¿verdad? Una vez que sepas que eres apto para practicarlo, es conveniente que tengas en cuenta estos consejos, sobre todo si eres un principiante.

  • No te olvides de tu teléfono móvil. Pese a que es posible que pierdas la cobertura, los servicios de emergencia podrán ir en tu ayuda si tuvieras algún percance. Son muy comunes las caídas o los esguinces.
  • Atento a la meteorología. No debemos ir nunca sin saber qué tiempo nos va a hacer. El material que llevaremos un día de lluvia no será el mismo para uno de nieve o de sol.
  • Hidrátate correctamente. No te olvides nunca de llevar una botella encima para beber durante y después de entrenar. Esperar a tener la sensación de sed es un error, mantente bien hidratado toda la carrera y añade sales minerales si puedes.
  • No vayas en ayuno. Es importante que hayas comido correctamente y con antelación (mínimo 2 horas antes). El arroz o el pollo son fáciles de digerir, y estaría bien que llevaras alguna barrita, frutas o frutos secos para cuando termines.
  • Haz distintos ejercicios. Tener un entrenamiento variado (fartleks, ascensos, descensos) nos hará ser más rápidos y hábiles.
  • Empieza andando y corriendo. No te exijas demasiado al empezar con esta disciplina. Haz intervalos de correr y andar cuando te sientas casado. Lo ideal es que no te pares, sino que bajes el ritmo para lograr el objetivo. Poco a poco notarás los avances y podrás pensar en batir tiempos o distancias.
  • Realiza otros deportes. No te centres exclusivamente en el Trail Running. Intercala los entrenamientos con otros de bicicleta, natación, boxeo, musculación, etc.

Entrenamiento para principiantes

Lo ideal para inciarte es empezar por carreras continuas en caminos para lograr fortalecer las piernas y mejorar tu resistencia. Ve añadiendo poco a poco series y ejercicios de técnica de carrera, además de ejercicios para fortalecer el core y tu musculatura.

Para lograr hacer los primeros entrenamientos de carrera continua de 8 a 12 km, es primordial que entrenes tanto el fondo como la resistencia. Evita cargarte mucho en los entrenamientos o acabarás cayendo en lesiones y sobrecargas. Fortalece bien tus piernas para soportar el esfuerzo y el gasto enérgico que exige el Trail Running.

Correr por senderos con desniveles o por la montaña es duro, por lo que no te avergüences de bajar el ritmo de carrera si lo necesitaras o, incluso, andar. Tómate tu tiempo para conseguir llegar a la distancia que quieres y en el minuto deseado, esto es un entrenamiento a largo plazo.

Nada es imposible

Pese a ser un deporte duro y sacrificado, es posible conseguir tus objetivos. Requerirás mucha disciplina y tener una mente fuerte, sobre todo cuando queden pocos kilómetros y tus piernas empecen a notarse cansadas. Cuando logres ver que todo tu esfuerza tiene la recompensa que esperabas, estarás deseando apuntarte a la próxima Trail Running.

El deporte es sano, pero realizarlo en medio de la naturaleza es espectacular. Notarás que el aire que respiras es totalmente distinto al que hay en ciudad, así que ten en cuenta también este factor para tus carreras.

¿Te animas a probar?