Existen una serie de músculos que podrían englobarse dentro del grupo de “músculos olvidados”. Eso es porque, erróneamente, tendemos a pensar que no son tan importantes. Los antebrazos, por ejemplo, están integrados en este grupo. ¿Otros? Los gemelos.

Cuando pensamos en trabajar y fortalecer la parte inferior de nuestro cuerpo, prestamos especial atención a los glúteos o cuádriceps. Sin embargo, no tenemos presente la importancia de tener unos gemelos fuertes y trabajados. Especialmente en el mundo del running, calambres y lesiones de distintos grados en los gemelos están a la orden del día. Entender la importancia de equilibrar el trabajo de nuestro cuerpo en su totalidad, es necesario para evolucionar de una forma orgánica. Más allá de lo estético, que también, cada parte de nuestra musculatura cumple con una función y hay que respetarlo.

La facilidad de fortalecer los gemelos

Estamos hablando de una zona de nuestro cuerpo que podemos trabajar de una forma sencilla. No siempre requerimos aparatos, máquinas o materiales caros para poder darles fuerza. Basta con elevaciones de tobillos con diferentes aperturas de pies, o aprovechar la presencia de un escalón. Lo que queremos transmitirte, es que siempre tienes un momento y un lugar para prestar atención a tus gemelos y prepararlos para la acción.

Algunas ventajas de disponer de unos gemelos fuertes

Cuando estamos en carrera, muchas veces tenemos la intención de frenar bruscamente para cambiar de sentido o reducir la velocidad de la marcha. Los gemelos intervienen de una forma directa en este proceso de desaceleración. Si estamos realizando un sprint y de pronto queremos frenar, los gemelos absorben una parte proporcional muy superior del peso de tu cuerpo. Por ello, mantenerlos fuertes y trabajados, te ayudará a evitar lesiones y te dotará de unas mayores capacidades para realizar cambios de ritmo y asumir contratiempo durante la carrera.

Unos gemelos fuertes son garantía de una mayor estabilidad en las rodillas, por lo que sirven en gran medida para proteger la articulación. Unas rodillas inestables pueden ser causa de algunas lesiones, especialmente cuando corremos con cambios de direcciones o en ejercicios de saltos.

El fortalecimiento de este músculo ayuda a realizar ejercicios de potencia. De esta manera, trabajarlos, te dotará de una mayor capacidad de altura en salto vertical y favorecerá la recepción del mismo de una forma más segura.