Aunque correr sea un ejercicio físico saludable, todos sabemos que abusar de algo solo conlleva efectos negativos. Los amantes del running parecen no tener ningún tipo de límite y hay quienes realizan entrenamientos demasiado largos de duración. ¿Te has parado a pensar cuántas horas deberías correr a la semana?

Un estudio realizado en el Hospital Frederiksberg de Copenhaguen (Dinamarca) ha determinado que el límite son cuatro horas a la semana. Te lo contamos todo sobre este estudio.

¿Correr o estar en el sofá?

Hace escasos días, el Colegio Americano de Cardiología se hacía eco de esta investigación. Durante 12 años se ha estado analizando a 1.000 voluntarios. Estos se dividieron en dos grupos: 500 personas sedentarias y 500 corredores habituales.
Lo llamativo del estudio es que concluye con que “practicar running más de cuatro horas a la semana produce el mismo daño a la salud que llevar una vida sedentaria”.

Advierten que no es recomendable correr más de 2 horas y media a la semana, ni superar un ritmo por encima de los 8 kilómetros por hora. Además, comentan que correr de manera “extenuante y prolongado puede provocar daños estructurales en las arterias y en el corazón”. Siendo los corredores de maratones el público más propenso a padecer este tipo de patologías.

¿Es necesario tener miedo al running?

Con esta investigación se siguen aumentando los miedos por el deporte. Es evidente que 2 horas y media de running a la semana es una cifra bastante escasa para un deportista medio-alto. Y, lo que es peor, lo comparan con estilos de vida sedentarios. Definitivamente, es mucho más saludable correr cuatro horas a la semana (siempre que estés capacitado para ello), en lugar de quedarte tumbado en el sofá todo el día.

Practica ejercicio de manera habitual, superando tus limitaciones, pero sin llegar al abuso. Escucha las señales de tu cuerpo para evitar las sobrecargas y la aparición de lesiones.