Muchos se han propuesto en este nuevo curso prepararse para una media maratón. Otros, están a punto de participar en su primera competición y ya tienen los nervios brotando por su cuerpo. Si quieres tener éxito en tu carrera, debes conocer los errores más frecuentes en principiantes de media maratón. De esta manera podrás evitar cometerlos y todo irá según lo previsto.

Los nervios ante una nueva experiencia, o la falta de conocimiento, pueden hacer que caigamos en algunos errores que podrían costarnos la prueba. Para evitarlo, es importante conocer aquellos más frecuentes. De lo contrario, podrías ser tú uno de los integrantes de la larga lista. Todos podemos actuar de una manera poco acertada como principiantes de media maratón. Por ello, además de entrenar, informarse con respecto a algunos aspectos importantes, podría marcar la diferencia.

Errores habituales en principiantes de media maratón

  1. No quieras ser creativo e innovar el mismo día de la carrera. No pruebes alimentos nuevos, ni cambies de desayuno el día de la prueba. Si normalmente llevas a cabo unas pautas y te están funcionando, ¿por qué arriesgarte el día de la competición? Ve sobre seguro, aunque el consejo nutricional que te hayan dado sea una supuesta “garantía de éxito”.
  2. Del mismo modo que no debes inventar con la comida, olvídate de reservar esas mallas nuevas para estrenarlas el día de la carrera. Corre con tu ropa habitual, esa que siempre utilizas y que sabes de antemano que no te impedirá alcanzar tus objetivos. Una nueva prenda el día de la prueba, podría no ser tan buena como crees, ocasionándote rozaduras o resultando incómoda. ¡No te la juegues!
  3. Como siempre haces en tus entrenamientos, deja tiempo suficiente entre la marcha y la última ingesta. Si has cumplido cada día de entrenamiento y tienes tantas ganas de competir, no te permitas bajo ningún concepto que se te peguen las sábanas y lleves el estómago lleno. Las molestias intestinales podrían arruinar tu prueba.
  4. No debes lanzarte a la carrera sin calentar previamente. Prepara tu musculatura para el ejercicio físico al que la vas a someter. Eso sí, no te pases con el tiempo ni la intensidad. 10 minutos a un ritmo muy suave, será suficiente para que tu cuerpo esté preparado y listo para empezar.
  5. Es habitual que los días previos a la competición, la motivación salga por nuestros poros. Nos venimos muy arriba y nos convencemos de que vamos a lograrlo. Esto está genial, ya que la confianza en uno mismo es fundamental. No obstante, mucho cuidado con los sobreesfuerzos en los días previos a la carrera.