Aprovechando que muchos estaréis de vacaciones, seguro que te picará la curiosidad por saber si has hecho bien en escoger un sitio de campo o de playa para desconectar durante unos días. Ahora es el momento perfecto para cuidarte y practicar ejercicio físico, como por ejemplo correr. ¿Piensas que es mejor hacerlo sobre arena o sobre hierba?

Te cuento un estudio que se realizó recientemente para conocer los efectos de cada superficie en jugadores de fútbol.

Hierba vs Arena

Para la investigación participaron diez atletas de élite (8 hombres y 2 mujeres), y se les pidió realizar cinco sesiones de pruebas independientes: tres pruebas de rendimiento y dos sesiones de entrenamiento (una sobre la arena y otra en la hierba).
Las sesiones de entrenamiento se diseñaron para imitar los patrones de movimiento más habituales en deportes colectivos. Por lo que se incluyeron movimientos de aceleración, simulaciones de juego y agilidad.

La sesión de entrenamiento se realizó sobre arena de la playa y en una zona seca, lejos de la orilla. Por otra parte, el entrenamiento sobre hierba se hizo en un terreno deportivo con césped en buena calidad.
En el caso de las sesiones de arena, los deportistas las realizaron descalzos; y en la de hierba, con zapatillas.

En un mismo entrenamiento se realizaron ejercicios en ambos terrenos, y al día siguiente se hicieron ejercicios de saltos verticales, sprints y correr durante 3 kilómetros a contrarreloj.
Los científicos midieron variables fisiológicas y perceptuales como el lactato, la frecuencia cardíaca y el nivel de esfuerzo realizado durante la sesión. Además, después del entrenamiento y 24 horas más tarde, se midió el daño muscular, la inflamación y la descomposición de los glóbulos rojos.

¿Cuáles fueron las conclusiones del estudio?

Los resultados obtenidos mostraron que la frecuencia cardíaca y el nivel de esfuerzo percibido era mayor en los entrenamientos sobre arena. Curiosamente no hubo diferencias de rendimiento 24 horas después de las sesiones, ni problemas de daño muscular. Sí fueron similares, en ambos terrenos, la inflamación y la descomposición de los glóbulos rojos.

Se podría decir que correr sobre la arena aporta una mayor respuesta fisiológica sin crear daños físicos al día siguiente. Así que los deportistas deberían usar este tipo de superficie para aumentar su rendimiento sin miedo a una mala recuperación. Lógicamente, son profesionales, tú debes tener cuidado con lesionarte al pisar mal en superficies irregulares.

Correr sobre la arena aporta menos estabilidad y consume mucha más energía por cargar a los músculos de más trabajo. Ahora entenderás porqué muchos equipos de fútbol deciden realizar la pretemporada en zonas de playa.