Por fin estamos en plena temporada de deportes de invierno. La mayoría solo relaciona la nieve con ir a la montaña a esquiar, pero realmente el correr con nieve es otra de las grandes opciones que tenemos con la llegada del frío. Sé que muchos runners ansiosos están deseando calzarse las zapatillas y ponerse de hielo hasta las cejas, así que te vamos a dar los consejos claves para que puedas disfrutar de tu entrenamiento.

¿Qué zapatillas usar?

El material más fundamental de un corredor es su calzado, pero lógicamente no puede ser el mismo que usamos para correr por tierra o asfalto. Vas a impactar sobre la nieve y la única parte que estará en contacto con ella serán tus pies. Por lo tanto, las zapatillas van a marcar la diferencia en estabilidad e impermeabilidad. Las más conocidas son las que cuentan con material de Gore-Tex o similar. Pero incluso aun usando zapatillas impermeables, también es recomendable cubrirlas con unas polainas de nieve que eviten la entrada de la misma.

Por supuesto, es fundamental que cuenten con un buen agarre. Asimismo, les podemos implantar unos crampones ligeros para atravesar zonas con mucho hielo. Los hay especiales para running y puedes transportarlos sin mucho problema en tu mochila. Te animo a que los pruebes en tus zapatillas antes de comprarlos, ya que determinará si vas a tener un buen entrenamiento o no.
Otro consejo que debes tener en cuenta es no salir a correr ni a primera ni a última hora del día. Las temperaturas son más bajas y probablemente encuentres placas de hielo.

¿Cómo debe ser la ropa?

Al igual que cuando vas a correr por la montaña, siempre debes ponerte en el peor de los casos para ir perfectamente preparado. Lo recomendable es correr con una buena climatología y con sol, pero tienes que vigilar tu piel con el efecto reflejo de la nieve. Es muy fácil quemarse en deportes de invierno, así que no te olvides de las gafas y la protección solar.
Seguro que has escuchado la teoría de las 3 capas. Abrígate con unas mallas largas de lana merino (para conservar el calor), una camiseta térmica de manga larga, una camiseta técnica de manga corta y un impermeable.

Unos guantes impermeables y unos calcetines abrigados siempre te vendrán bien para mantener la temperatura corporal. Los gorros también pueden ser interesantes, pero si no estás acostumbrado es posible que te moleste y no entrenes cómodamente. Otro accesorio que solemos ver son los bastones. Pueden servir de gran utilidad para tantear el terreno, aunque si no estamos habituados a su uso quizá nos estorben.

Cuando salimos a correr con nieve, es necesario que lleves todo el material encima. Evidentemente, si ves que hace buen tiempo, puedes liberarte de ciertos accesorios; pero estaría bien que pudieras cargalas y guardarlas en una mochila o chaleco especial. Siempre es mejor que sobre a que falte.

No te olvides del teléfono cargado

Siempre es conveniente salir con todas las precauciones y prevenciones posibles. ¡Que no te ocurra como a los jóvenes que se quedaron atrapados en la zona montañosa de L’Angliru! Siguiendo los consejos y mirando las alertas, correr con nieve puede ser una experiencia segura y bonita.
Lógicamente, en la montaña siempre pueden variar algunos riesgos, como aumentar la cantidad de nieve y no sentirnos suficientemente preparados. Así que es muy importante llevar siempre el teléfono encima y con batería cargadas.

No es lo mismo correr por montaña en verano que con nieve. Aunque la ruta que hayas elegido sea sencilla en meses de primavera y verano, en invierno pueden convertirse en una auténtica tortura. Sigue siempre los consejos y las rutas preestablecidas por otros corredores; y no te apures con la distancia o el tiempo.

Alimentación e hidratación

Mencionábamos antes la importancia de llevar una mochila o un chaleco para poder cargar todos los accesorios. Como bien sabrás, el frío no da la sensación de sudar como en pleno agosto, pero el organismo pierde líquido igualmente. Es fundamental que te mantengas hidratado, aunque no te sientas sediento. Si tienes pensado correr durante más de una hora, llévate una bebida isotónica para recuperar sales minerales.

Al igual ocurre con la alimentación. Es fundamental para mantener una correcta temperatura corporal y permitir que el cuerpo se caliente cuando tenga frío. Correr con nieve requiere de un gasto calórico más alto de lo habitual, así que sería conveniente llevar alguna fruta o barrita energética para tomar cada hora.

La técnica es muy importante

Por último, destacar la importancia de la técnica usada al correr por la nieve. Tu manera de pisar no tiene mucho que ver a cuando corres por asfalto. La técnica cambia para adaptarnos a pisar la nieve, que es un terreno blando y que no permite una regularidad de la pisada. Podría compararse con correr por encima del barro. Es clave pisar con toda la planta del pie, aunque te costará pillar el truco.