Seguro que en más de una ocasión, las molestias de las agujetas te han llevado a pensar si deberías o no ir a entrenar. Y es que, en función de la intensidad, pueden llegar a impedir un buen entrenamiento. Si eres runner y te sientes identificado, tal vez te interesen los siguientes consejos para salir a correr con agujetas. ¿Crees que debes dejar a un lado el ejercicio si las sufres?

Si sales a correr a menudo, independientemente de si eres principiante o experimentado, seguro que has sufrido alguna vez agujetas. Éstas aparecen de igual manera en deportistas novatos como en veteranos. Si eres principiante, debes saber que la toma de contacto con el deporte, pasa por un proceso de adaptación y las agujetas son frecuentes. Por otro lado, en corredores habituados, un aumento del ritmo, distancia o intensidad, también puede dar lugar a éstas.

Tener agujetas, y sentir las molestias, no quiere decir que debas dejar de entrenar; siempre y cuando escuches tu cuerpo y creas que puede hacerlo. En ocasiones, las agujetas pueden ser tan incapacitantes que requieran unos días de descanso.

Consejos para salir a correr con agujetas

Adapta el ritmo

Aunque las agujetas te permitan continuar con tu rutina, es probable que debas adaptar el ritmo a tus circunstancias. Es lógico que, atravesando unos días de molestias musculares, no innoves, aumentes la intensidad de tu entrenamiento o pretendas superar tus marcas. Puedes correr, sí, pero observarás que salir a correr con agujetas no resulta tan “confortable” como sin ellas. Por este motivo, atiende las necesidades de tu cuerpo, dale caña pero de manera controlada.

Cambia el terreno

El running es un deporte de impacto que, pese a sus beneficios, puede resultar algo agresivo para las articulaciones. Por ello, si tienes agujetas, encontrar una superficie por el cual se reduzca el impacto y, en consecuencia, las molestias, es una buena idea. Cambia el asfalto por arena o hierba. Tus zancadas tendrán una mayor amortiguación y el impacto será menor.

Calienta previamente

Es muy importante, si te dispones a salir a correr con agujetas, que calientes previamente. Empezar la marcha de golpe, sin haber preparado tu cuerpo, puede dificultar la ejecución del ejercicio y, además, resulta muy complicado. No se trata te largos y extensos estiramientos, sino de movilidad articular y estiramientos isométricos cortos.

Aprende a diferenciar las agujetas de una lesión mayor